Los trabajadores reclaman la reparación de las unidades y exigen la reincorporación de dos choferes despedidos. Por la medida de fuerza hay 200 mil pasajeros perjudicados.
Menos recorridos en una de las líneas más utilizadas por miles de usuarios.
La línea desde hace tiempo atraviesa una delicada situación.

Choferes de la línea 60 encabezan un paro desde las 9 de la mañana por el despido de dos trabajadores y en reclamo de la reparación de las unidades que diariamente transportan a unos 200 mil pasajeros en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano.

Néstor Marcolín, uno de los delegados, informó que la medida de fuerza se llevará adelante “por tiempo indeterminado” hasta que las autoridades del Grupo DOTA, a cargo de la línea de colectivos, brinden una respuesta a los trabajadores.

Leé también:  La Línea 9 sumó un nuevo servicio expreso

“Se han producido accidentes por falta de frenos en las unidades y se culpa a los choferes, a raíz de lo cual en los últimos 15 días despidieron a dos compañeros”, apuntó.

El delegado precisó que “la falta de frenos en las unidades tiene que ver con que no se hicieron las fosas para repararlos en la terminal cabecera de Barracas”.

Consultado acerca de si habían sido contactados por el Ministerio de Trabajo por la medida de fuerza, Marcolín sostuvo que “no hasta el momento”, pero aclaró que si los convocan a una reunión los trabajadores se presentarán

El estado precario de los micros de la Línea 60, que integra la empresa DOTA, además de ser denunciado por los choferes, también fue realizado por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que lidera el dirigente Roberto Fernández.