La fiscal Gabriela Boquín denunció que la empresa del Grupo Macri giró fondos a abogados y consultoras vinculadas con funcionarios y legisladores del actual Gobierno.
El escándalo vuelve a salpicar de lleno al presidente Mauricio Macri.

A más de dos años de que estallara el escándalo del Correo Argentino, el primero que salpicó de lleno al Gobierno, la negociación entre el Estado y el Grupo Macri sigue trabada y la causa está plagada de irregularidades.

En un nuevo dictamen, la fiscal general Gabriela Boquin alertó sobre desvíos irregulares, un “vaciamiento progresivo” de la empresa y le exigió al Gobierno que deje de dilatar el caso.

Desde hace 18 años el grupo que pertenece a la familia del Presidente arrastra una deuda de más de $300 millones (hoy serían $14 mil millones) y nunca tuvo intención de cerrar un acuerdo con el fisco.

Leé también:  Por primera vez, Durán Barba admitió que Macri podría bajarse de su candidatura

Ahora, la fiscal ante la Cámara Comercial detectó supuestas irregularidades en el manejo de los fondos de la compañía: Correo Argentino SA realizó pagos por casi $35 millones a consultoras, estudios jurídicos y ejecutivos a pesar de no tener actividad comercial.

Varias de las empresas beneficiadas están vinculadas a miembros del directorio de Correo y a sus abogados. Recibieron en total $14,8 millones.

Uno de ellos es el estudio Tonelli, dirigido por el hermano del diputado de Cambiemos Pablo Tonelli, que cobró $4.437.984.

Otro es el estudio Jaime Kleidermacher, representante legal histórico de los Macri, que recibió $9.661.585 en concepto de honorarios profesionales por el concurso de acreedores.

Leé también:  Héctor Méndez: "Me duele haber sido cómplice silencioso de Macri"

También fue beneficiado Romero Zapiola & Clusellas, que integraba Pablo Clusellas, actual secretario Legal y Técnico de la Presidencia, que por asesoramiento en temas legales de recursos humanos obtuvo $250 mil.

Según la fiscal se trata de “pérdidas de activos líquidos inexplicables y sin justificación apropiada considerando que desde el 19 de noviembre de 2003 ésta no registra actividad”.

El dictamen pide que se investiguen esos movimientos y el papel que tuvo el secretario de Modernización, Andrés Ibarra, que fue director y apoderado del Correo, intervino en la designación de abogados que representan al Estado y tiene injerencia, desde su función, en el destino del caso.

Leé también:  Familias con créditos UVA pidieron una reunión con Macri

El Gobierno deberá dar respuestas.