Un grupo de personas quiso ingresar a un supermercado barrial y la Policía reprimió. En medio de los incidentes, un joven de 13 años recibió un disparo en el tórax. La Justicia investiga por estas horas quién fue el autor del crimen.
El lugar donde ocurrió todo, custodiado por la Policía.
El lugar donde ocurrió todo, custodiado por la Policía.

Un chico de 13 años fue asesinado de un balazo en el pecho cuando la policía de Chaco intentaba evitar que un grupo de 50 personas saqueara un supermercado en la localidad de Sáenz Peña. El joven recibió un disparo en el tórax y fue trasladado al hospital donde murió. El director del hospital 4 de Junio aseguró que hay otro menor herido.

Leé también:  Temporal en el Litoral: cuatro muertos y más de 5 mil evacuados por las inundaciones

Las imágenes capturadas por los celulares muestran la conmoción vivida ayer a la noche en la localidad de Sáenz Peña, Chaco. Tiros, corridas, gritos y en el medio, el cuerpo de Ismael Ramírez, que yacía en el suelo. “Es sólo un niño, es sólo un niño”, es escucha suplicar a una mujer en medio de una brutal represión.

El director del hospital 4 de Junio confirmó que el adolescente falleció a las 22:30 de lunes. “Es un chico que ingresó por la Guardia de Emergencias proveniente de la zona de los incidentes de saqueos en el Barrio 713 Viviendas. Tiene un impacto de arma de fuego en el tórax. Se lo intentó reanimar pero falleció recién”, confirmó Rolando Gauna.

Leé también:  Temporal en el Litoral: cuatro muertos y más de 5 mil evacuados por las inundaciones

“También hay otro chico con un balazo en el ojo. Tiene incrustado un perdigón en la zona periorbitaria. Se le realizará de manera inmediata una tomografía y ya se lo deriva urgente a Resistencia, a un mayor de mayor complejidad”, dijo también Gauna.

Los incidentes se produjeron en el supermercado El Impulso, ubicado en la esquina de las calles 21 y 14 del Barrio Obrero, cuando un numeroso grupo de personas, unos 50 testigos, intentaron saquear el comercio. La policía llegó al lugar y comenzó a reprimir a quienes participaban del saqueo. Según testigos, fue un “tiroteo infernal” con “un tiro atrás de otro”.

El gobernador de Chaco, Domingo Peppo, intervino la localidad para “prevenir” nuevos incidentes y ordenó investigar la muerte del adolescente para que la Justicia determine quién fue el autor material de la muerte del adolescente.