DGJavier Reyes tiene apenas 24 años y desde 2016 atiende Lomas Bike. Su pasión la heredó de su padre y su abuelo. “Mi vida siempre estuvo ligada a las bicicletas”, dijo.
Un deportista exitoso que sigue alimentando su pasión.

Su pasión por las bicicletas la adquirió por herencia, gracias a los gustos de su abuelo y su padre. Javier Reyes es un joven de 24 años que llegó a integrar la Selección Junior de Ciclismo y, aunque luego abandonó las competiciones, no se desligó del rubro: pese a su temprana edad, desde 2016 que es dueño de la bicicletería Lomas Bike, ubicada en el centro de la localidad.

“En 2015 era empleado y junto a mi familia decidimos comprar el lugar. Por suerte cuento con el apoyo la ayuda de mis padres y de mi hermana”, señaló Javier sobre la tranquilidad de sentirse acompañado en la aventura.“Es una responsabilidad estar al frente del local, pero es reconfortable. Fue un gran esfuerzo poder comprarla, pero me quiero dedicar a esto, con el objetivo de crecer y colocar más sucursales”, anheló para un futuro.

“Soy ciclista y mi vida siempre estuvo ligada a las bicicletas. Desde los 9 años que corría y en 2013, con 17 años, integré la Selección Nacional Junior. Por temas de trabajo tuve que abandonar”, contó el lomense. “Corrí en una competencia en la modalidad tándem, con una bicicleta para dos, con un chico no vidente. Ganamos esa carrera y la experiencia de ver a personas con capacidades diferentes ponerle tanto esmero a lo que hacen es algo que guardaré para toda la vida”, recordó sobre uno de los momentos que le marcó la adolescencia. Además, Javier obtuvo un subcampeonato argentino de pista en Rafaela 2012.

Leé también:  Lomas: comenzaron las clases deportivas virtuales

Trabajar de lo que a uno le gusta. De eso habló Reyes cuando se lo consultó sobre cómo es un día cotidiano en Lomas Bike: “Cada vez tenemos más clientes que nos traen su bici para reparar o a comprar accesorios. El rubro es lindo y se mantiene vigente, le ponemos mucha pasión a lo que hacemos”.

Aproximadamente 30 años es la edad promedio de los clientes que visitan el negocio de Javier, ya que se encuentran en una edad en la que utilizan este medio para movilizarse en distancias cortas o ir a trabajar. “Las mujeres la usan muchísimo. En Lomas, dado el tráfico que existe, la bicicleta es muy recurrente. La crisis económica del país también incentiva a un uso aún mayor por parte de los vecinos”, aseguró.

Sobre los estilos de las bicicletas que se usan en la actualidad, Javier indicó que en estos últimos años se cambió el rodado 26 por uno 29, es decir, más grande. “Las vintage, con manubrios y asiento de cuero y canasto de mimbre, son un boom en estos días”, contó sobre una de las modas que se volvieron tendencia.

Leé también:  El deber por la patria, un ícono en la familia banfileña Massad

“La bicicletería va a tener muchos años más de vida, no creo que sea una actividad que vaya decreciendo. Lo que sí considero es que se deberá adaptar a los cambios que el tiempo disponga para que siga siendo atractivo andar en bicicleta, por ejemplo el uso de la tecnología y que sean eléctricas”, dijo el dueño de Lomas Bike.

El oriundo de Llavallol contó que a gran parte de su familia le gusta andar en bicicleta: “Llevamos en el alma pedalear, salir a pasear o andar por la ruta”. Para finalizar agregó que, dada la responsabilidad de ser uno de los dueños de la bicicletería, hoy no cuenta con tanto tiempo libre para dedicarle al ciclismo, pero que “cuando me hago un espacio disponible agarro la bici, porque una vez que te subís, te desconectas y te relajas. Usarla te lleva a desempeñar una vida mucho más tranquila y pacífica”.