La Justicia confirmó las condenas a tres agentes penitenciarios que torturaron a presos de Ezeiza.

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó las condenas de prisión a tres agentes del Servicio Penitenciario Federal por apremios ilegales y torturas contra dos detenidos menores de edad en la cárcel de Ezeiza.

En la misma sentencia, el Tribunal revocó las absoluciones de otros dos penitenciarios que habían sido denunciados por la violenta golpiza que el 9 de diciembre de 2007 le propinaron a Lucas Matías Mendoza y Claudio Núñez (que se suicidó en 2017), mientras cumplían prisión perpetua.

Los camaristas rechazaron los recursos presentados por Rubén Constantín, Sergio Giménez y Pablo Jara (todos del cuerpo de requisa del complejo) contra el fallo del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que los condenó a seis y cinco años de prisión, respectivamente.

Leé también:  Imputan a tres oficiales por el ARA San Juan

Los magistrados aceptaron en cambio el recurso presentado por la fiscalía y revocaron la absolución de Jorge Enrique Puppo (encargado general del cuerpo de requisa del Complejo) y a su auxiliar Víctor Darío Salto, y ordenaron que se dictara una nueva sentencia.

Aquel día, luego de una discusión entre presos, Mendoza y Núñez fueron llevados a una celda donde fueron arrojados al piso, boca abajo, esposados por la espalda y golpeados en distintas partes del cuerpo con palos y bastones.

La gravedad de las lesiones (Mendoza tuvo que volver en silla de ruedas a su celda) no fueron constatadas por los médicos del SPF, pero fueron probadas con los informes que presentaron otros expertos.

Leé también:  Inauguraron en Lomas un edificio donde centralizarán la labor judicial

La causa instruida por denuncia de la Defensora General de la Nación Stella Maris Martínez, había sido archivada pero en 2014 se reactivó debido al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que condenó al Estado argentino a investigar a los involucrados en actos de “torturas”.