Por Aníbal "el dron" Manzi

En Sáenz al 500, Andrés Acosta inmortalizó su homenaje a los caídos hace más de 20 años.

El mural en lomas.

En las paredes de Sáenz al 500, por dónde circulan miles de vecinos a diario, se erige desde hace más de 20 años un mural sobre Malvinas, que homenajea a los caídos durante aquella guerra. Se trata de una obra de Andrés Acosta, un histórico artista lomense que falleció hace tres años.

Mónica Erregue de Acosta, compañera artista y de vida de Andrés, recordó la gesta de este mural, realizado en cerámica a inicios de los ‘90.

“En ese entonces se realizó con la supervisión y el apoyo de la Escuela Municipal de Cerámica y con mucho afecto de su director, Mario Domínguez. Recuerdo aquellas horneadas del mural, con mucho entusiasmo”, precisó Mónica, que al igual que Andrés, fueron pintores de la calle Caminito, el pintoresco y colorido paseo de La Boca.

En la obra, un soldado interpela firme al espectador (mientras una silueta detrás de él abre los brazos), debajo está el mapa de las Malvinas y en los lados los nombres de los vecinos caídos en batalla. “A él siempre le dolió mucho la guerra, ese pedacito de continente perdido que se ningunea bastante por las grandes potencias, es un lugar estratégico y es argentino”, sostuvo. Y cerró: “Es un homenaje a todos los que con su alma brindaron sus vidas por defender la Patria”.