Integrante del selecto grupo de las grandes voces femeninas del género, fallecía el 3 de abril de 1990. De enorme popularidad, grabó un tendal de clásicos y también se animó a coquetear con otros ritmos.
EN PLENA GRABACIÓN.
EN PLENA GRABACIÓN.

El jazz tuvo su gran póker de ases con Dinah Washington, Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Sarah Vaughan y la última integrante de este cuarteto estelar de voces femeninas fallecía hace 30 años, el 3 de abril de 1990.

Sarah Lois Vaughn, o simplemente Sassy y posteriormente “La Divina”, nació el 27 de marzo del año 1924 en la localidad estadounidense de Newark, en el estado de New Jersey.

Su padre era un carpintero despuntaba el vicio de tocar la guitarra en los momentos de ocio, mientras que su madre era lavandera y cantaba en una iglesia baptista. Precisamente en esa iglesia fue en la futura diva del jazz dio sus primeros pasos como cantante y organista después de estudiar piano desde los siete años.

Su salto al profesionalismo ocurrió después de ganar un concurso de talentos organizado en el Teatro Apolo, interpretando la canción “Body And Soul”. Tras ese espaldarazo, Sarah fue descubierta por Billy Eckstine, quien le recomendó al pianista Earl Hines para incorporarla en 1943 a la Grand Terrace Orchestra como segunda vocalista y pianista.

Leé también:  Se vienen las “VaCASAciones”, con tres artistas de lujo para los más chiquitos

Luego de pasar por varias orquestas y ya jugando en las grandes ligas, en lo ’40 grabó varios temas que se convirtieron en clásicos de su repertorio, como “Tenderly”, “Summertime”, “Goodnight My Love”, “Black Coffee” o “It’s Magic”.

En los ‘50 y ‘60 alternó el jazz con tonadas de pop tradicional y piezas de aire latino, expandiendo su popularidad con sus magníficas interpretaciones en vivo y grabaciones en la discográfica Mercury.

De aquellos días, quedaron piezas imperecederas grabadas por la cantante, como “Sassy”, “Make Yourself Comfortable”, “Whatever Lola Wants”, “Mr. Wonderful”, “Broken Hearted Melody”, “Smooth Operator” o “After Hours”.

UNA POSTAL DE SU JUVENTUD.
UNA POSTAL DE SU JUVENTUD.

Luego de cierta caída de su popularidad, su renacer artístico se produjo en los ‘70 y ‘80 cuando grabó con las compañías Mainstream y Pablo, consiguiendo en el año 1982 un Premio Grammy a la mejor interpretación vocal femenina de jazz por el disco “Gershwin Live!”, grabado con la Orquesta Filarmónica de Los Angeles.

Leé también:  “Vinílico” en la Biblioteca Nacional

Este largo andar, colaboró con grandes del jazz como Count Basie, Miles Davis, Oscar Peterson, Joe Pass, Hugo Peretti, Clifford Brown, Lester Young y Jimmy Jones.

Además, interpretó como nadie temas escritos por George e Ira Gershwin, Cole Porter, Johnny Mercer y Duke Ellington.

Sarah Vaughan estuvo casada en tres ocasiones; con George Treadwell (1946-1958), Clyde Atkins (1958-1961) y Waymond Reed (1978-1981). No pudo tener hijos en sus matrimonios y adoptó a un una bebé en 1961, conocida como Debra Lois y también se metió en el mundo artístico.

Vital hasta sus últimos días, recién en el final de su vida debió cancelar algunos conciertos por sus problemas de salud.

“La Divina” falleció a causa de un cáncer de pulmón, producido por hacer sido una gran fumadora,  el 3 de abril de 1990, cuando tenía 66 años. Está enterrada en el cementerio Glendale, de Bloomfield, en su New Jersey natal.