La vecina Amelia Martín representará a Lomas en al final del Pre Cosquín 2020. A pesar de haber estado en esta instancia cuatro veces, buscará llegar al Festival Mayor por primera vez. Treinta años de trayectoria en busca de un sueño.
La categoría Solista Vocal Femenino es en donde competirá la mujer de 60 años.

Lomas de Zamora estará bien representada mañana en la final del Pre Cosquín 2020 con la presencia de Amelia Martín, una cantora que cuenta con años de experiencia y varias participaciones en el evento. Pese a que llegó cuatro veces a esta instancia, nunca pudo acceder al Festival Mayor, por lo que anhela que este año sea su oportunidad, cuando suba al escenario para seguir deleitando con su voz al público.

La categoría Solista Vocal Femenino es en donde competirá la mujer de 60 años, a la espera de poder llegar al Cosquín Grande. Cabe destacar que el año pasado recibió una mención especial por su participación.

“En total, fueron nueve las veces que representé al Municipio. Fue mi perseverancia, mis ganas, y el apoyo incondicional de mi familia y mis amigos, quienes me ayudaron hasta en lo económico para realizar este sueño”, explicó la lomense, que con mucho sacrificio volvió a llegar a una final.

Nacida en Tucumán, se considera una cantora popular.
Nacida en Tucumán, se considera una cantora popular.

Nacida en Tucumán, se considera una cantora popular, pero con cierta preferencia hacia el tango gracias a los gustos musicales de su padre. “Somos 12 hermanos y fui la única que buscó seguir este camino”, señaló, para luego añadir: “Si bien cantaba en peñas de barrio, mi carrera comenzó justamente en un Pre Cosquín. Ya pasaron 30 años desde ese día, hoy lo recuerdo y me llena de emoción”.

Leé también:  Los Ricagno dejaron su huella en los principales edificios lomenses

Pero al escenario no sube sola, ya que su hijo Tomás la acompaña de cerca con la guitarra. “Cuando estamos en un show somos uno, sumado el plus de lo que significa la sangre, el Dios en el que creemos y en que somos familia. No me quiero olvidar de Facundo, mi hijo mayor, que también es músico”, remarcó y dejó en claro la unión que existe y la pasión por la música.

“Cuando canto, trato de interpretar lo que el autor escribió y lo hago siempre con mucho respeto. No me gusta entonar lo que no siento. Parir la canción y tocar el corazón de la gente son los momentos más bellos para una cantora”, detalló la lomense sobre la vocación y el compromiso con el que afronta cada desafío.

Cuando se la consultó acerca de sus sensaciones antes de entrar en escena, Amelia indicó: “El escenario del festival es muy poderoso. Obvio que da miedo, respeto y admiración, pero una vez que nos miramos con mi hijo y escucho los primeros acordes, me digo a mí misma ‘a disfrutar’”. Para el público también tuvo halagos: “Tienen el poder de elevarte o bajarte, son los mejores jurados que se puede tener”.

Leé también:  Galería de Fotos: Los Ricagno dejaron su huella en los principales edificios lomenses

En 1989, Lomas fue el lugar elegido por Amelia y su esposo para construir una vida juntos y formar una familia. “Esta localidad me adoptó como una hija más y eso hace que yo me sienta feliz de representarla”, reconoció Martín, orgullosa.

Y no se olvidó de reconocer a quienes de una u otra manera hicieron que pueda cumplir su sueño: “Quiero destacar el trabajo del grupo que organiza el Pre Cosquín, quienes cumplen 15 años. También agradecer al intendente, Martín Insaurralde, y al subsecretario de Cultura, Matías Gasparrini, a todos los artistas que durante estos 30 años compartimos la música, a mi familia y a Dios”.

“Mi sueño es volver a grabar un disco, ya que pasaron 15 años desde que realicé uno”, fueron los deseos de Amelia para el futuro. El Festival de Cosquín 2020, llevado a cabo en la Plaza Próspero Molina (Córdoba), se realizará desde el 25 de enero al 3 de febrero.