El Xeneize terminó el Grupo G en lo más alto y en octavos podría enfrentar al Millonario. El Apache entró enchufado y metió el gol del 2-1 en el descuento. Marco Ruben adelantó a Paranaense y Lisandro López colocó el empate transitorio.
Tevez entró por el apagado Villa y guió a su equipo con un triunfo agónico.
Tevez entró por el apagado Villa y guió a su equipo con un triunfo agónico.

Boca venció agónicamente a Athletico Paranaense por 2-1 en el cierre del Grupo G de la Copa Libertadores de América. El Xeneize clasificó primero con 11 puntos, seguido por su rival de turno con nueve, y en octavos de final (se sortea el lunes) uno de sus potenciales adversarios podría ser River.

Como ante Godoy Cruz por la Copa de la Superliga, Boca jugó sobre un campo de juego pesado, y su producción fue de mayor a menor.

Leé también:  Rafa Di Zeo y Mauro Martín no volverán a las canchas

Arrancó el equipo de Gustavo Alfaoro como para llevarse por delante a los brasileros, que tuvieron unos primeros minutos de desorientación.

Un remate de Zárate cerca del palo izquierdo, un taco de Benedetto a las manos de Santos y una definición de López por arriba del travesaño fueron los primeros avisos del local.

Sin embargo, Boca no mantuvo la pujanza, Villa no pudo imponer su velocidad y entró en el juego de la lucha que le propuso Paranaense que lejos estuivo del arco de Andrada.

Mauro Zárate sirvió el centro para el  empate parcial de Licha López.
Mauro Zárate sirvió el centro para el empate parcial de Licha López.

Cada vez le costaba más progresar y además de la preocupación cierta por no encontrar fluidez se sumó la lesión de Benedetto.

Leé también:  “Vamos a jugar otra final de Libertadores y la ganaremos”

Paranaense se adelantó en el complemento y consiguió maniatar a su rival y consiguió adelantarse en el marcador con una palomita de Marco Ruben después de una salida en falso de Andrada. Previamente el árbitro no sancionó una mano penal de Buffarini frente a Renan Lodi.

El ingreso de Tevez -principalmente- le dio otro matiz al ataque y el empate llegó con Lisandro López, desviando al arco un centro de Zárate.

Y lo fue a buscar con uno más (roja a Wellington por patadón a Tevez). Parecía que no lo iba a conseguir, pero el Apache tenía la llave del triunfo.

Con un tiro recto de derecha, Carlitos infló la red en el cuarto minuto de descuento y coronó una muy buena noche personal desde su ingreso. Hizo simple lo que parecía difícil. Y la gente lo ovacionó.

Leé también:  Sin margen de error, Boca recibe a Vélez en La Bombonera

Síntesis Boca-Paranaense