El Gasolero la pasó muy mal en el primer tiempo, donde recibió los tres goles de Guillermo Brown y no generó en ofensiva. Apenas pudo descontar con un penal de Messiniti. Lleva cinco partidos sin triunfos, la peor racha en la era Perazzo.
El Gasolero tuvo un primer tiempo para olvidar y lo pagó muy caro.

Temperley recibió una dura derrota por 3-1 como local a manos de Guillermo Brown de Puerto Madryn, en partido válido por la 18º fecha de la Zona A del Torneo de Primera Nacional. El equipo de Walter Perazzo tuvo un primer tiempo fatídico, en el que recibió todos los goles y no generó peligro a la valla de César Taborda.

Así lleva cinco partidos sin ganar (tres en el Beranger). Dentro de todo lo malo, continúa a un punto del Reducido por la derrota de Platense.

Casi que el Gasolero se estaba acomodando en el campo de juego cuando recibió la primera bofetada. Demartini se complicó en la salida con un enganche y le cometió un claro penal a Urquijo, al que se llevó por delante. De la pena máxima se encargó Depetris, convirtiendo con remate al palo izquierdo de Crivelli.

Iban cinco minutos, y a partir de ahí, el descalabro local fue alarmante. Se desbocó en ir hacia adelante y dejó espacios peligrosos para el contragolpe de La Banda. Así fue que Brum alcanzó a cerrar un centro de Bonetto cuando Depetris estaba dispuesto a rematar. En el fondo, Temperley no paraba a nadie y arriba no generaba nada claro, sino que se repetía en centros anunciados.

Leé también:  Temperley y Los Andes, unidos por la solidaridad en medio de la pandemia

El equipo de Madryn tenía rápida salida y tras una diagonal a Urquijo, el ex Agropecuario definió cruzado ante un Crivelli a mitad de camino. La sorpresa era mayúscula y qué decir cuando Ferracuti se soltó y al no tener compañeros libres (y la duda de Fattori en la marca) sacó un tiro bajo y cruzado que se le metió al arquero.

El equipo de Perazzo no pudo ante la efectividad y contundencia de Brown.

Impensado trámite para el Gasolero, que se llevó tres goles al entretiempo y sus zagueros amonestados y al límite.

Perazzo pegó un golpe de timón para el complemento metiendo a Cerutti y Ellacópulos por Brum y Baldunciel. La zona de gestación de juego fue otro de los puntos flojos, no hubo sorpresa por las bandas, Mauro González no pudo imponer su gambeta y a Massiniti no le quedó una pelota limpia. Brown se cerró y complicó de contragolpe.

Temperley nunca pudo ponerse en partido. A pesar de los cambios le pesaban los tres goles recibidos. Iba como podía, sabiendo que podía sufrir. Moreno probó de afuera y la pelota se fue cerca, luego fue Crivelli el que ganó abajo frente a la entrada de Bonetto.

Leé también:  Fede Crivelli apuesta por la unión de los futbolistas
Ni por arriba, ni por abajo, el Gasolero tuvo acciones claras de gol.

De tanto insistir, el local encontró un respiro en la mano de Lugarzo. Del penal se hizo cargo Messiniti, que descontó con fuerte remate arriba, dejando sin chances a Taborda. El otro rival, el reloj, no fue aliado de los de Perazzo, que a pesar de mostrar ganas y jugar más con el corazón que con las piernas. Y con eso no alcanzó.

La Síntesis

Temperley: Federico Crivelli; Gonzalo Asís, Fernando Alarcón, Nicolás Demartini y Sebastián Prieto; Alexis Vega, Federico Fattori, Roberto Brum y Lucas Baldunciel; Mauro González; Nicolás Messiniti. DT: Walter Perazzo.

Brown (PM): César Taborda; Mauro Bazán, Diego Herner, Leandro Lugarzo y Guillermo Ferracuti; Facundo Soloa, Mauricio Vera, Emanuel Moreno y Julián Bonetto; Rodrigo Depetris y Gonzalo Urquijo. DT: Marcelo Broggi.

Goles PT: 5m. Rodrigo Depetris (GB), de penal, 30m. Gonzalo Urquijo (GB) y 39m. Guillermo Ferracuti (GB). Gol ST: 33m. Nicolás Messiniti (T), de penal. Cambio PT: 13m. Agustín Bolívar por Vera (GB). Cambios ST: 0m. Emiliano Ellacopulos por Baldunciel (T) y Mauro Cerutti por Brum (T), 22m. Brayan Perea por Vega (T), 24m. Facundo Pumpido por  Urquijo (GB) y 37m. Matías Ruiz Díaz por Depetris (T). Amonestados: Demartini, Alarcón, Cerutti y Fattori (T); Lugarzo y Depetris (GB). Árbitro: Fabricio Llobet. Estadio: Alfredo Beranger.