Se trata de empleados de obras que se desarrollaban en Neuquén, Buenos Aires y Tucumán. La empresa aduce que se vale del decreto presidencial, dado que la construcción no es un sector esencial, y que el convenio de la construcción contempla que "si las obras se paralizan, se pueden finalizar los contratos". "La situación de los despidos en Techint se puede potenciar a 100.000 personas", advirtió Daer, de la CGT. 
la empresa emprendió un brutal ajuste. 

El holding Techint resolvió despedir a 1.450 trabajadores que venían desempeñándose en obras contratadas con el sector privado en las provincias de Buenos Aires, Neuquén y Tucumán. "Son proyectos paralizados en el marco del DNU de la cuarentena", comunicó la empresa, aduciendo que el convenio de la construcción contempla que "si las obras se paralizan, se pueden finalizar los contratos".

El poderoso holding del Grupo Rocca comunicó la medida señalando que los servicios vinculados a la construcción "fueron declarados no esenciales" por el decreto de aislamiento obligatorio, aunque advirtieron que "si los proyectos vuelven a retomarse, se los volverá a contratar".

Leé también:  Ya se puede encargar el locro del 25 de Mayo para colaborar con Casa de Encuentro de Banfield

Desde la Uocra, su vocero, Ricardo Camaño, apuntó que "hay un abuso por parte del sector empresario, que una vez más da la espalda al país y a sus trabajadores".

Techint es uno de los grupos económicos que más recursos acumuló a lo largo de los años como el mayor contratista de obras públicas y privadas del país, dueño además del monopolio del acero y de la producción de tubos sin costura para la industria petrolera, en la que además participa con empresa propia (Tecpetrol), fundamentalmente en concesiones en la estratégica formación Vaca Muerta.   
"Es la punta de una situación compleja” expresó Héctor Daer, secretario general de la CGT, frente a esto.
Daer consideró que la empresa del Grupo Rocca aprovechó la situación del coronavirus para despedir.
“Desde Techint se ponen el traje de capitalistas absolutos. Ellos toman una decisión bastante egoísta en el punto de vista económico. Es una medida desacertada y desafortunada” consideró el secretario de la CGT. “Tenemos que buscar el equilibrio entre el cuidado de la población y la generación de trabajo y riqueza para el país”.
"La situación de los despidos en Techint se puede potenciar a 100.000 personas", advirtió Daer y pidió "preservar el empleo para que la población no entre en una situación de mayor vulnerabilidad".