Las subas autorizadas por el Gobierno de Macri ya superan el 2.000%. Luego de los incrementos de abril y mayo, el mes que viene el servicio tendrá un impacto del 7,5%.
El consumo de gas, por las nubes.

El Gobierno nacional no le da descanso a los consumidores. La tarifa de gas sigue encareciéndose desde 1° de abril, en cuotas: ese mes, para los usuarios residenciales, el alza fue del 10%; en mayo de 9,1%; y en junio será del 7,5%.

A su vez en junio comenzará a regir el diferimiento: se trata de un "descuento" del 22% sobre las facturas del invierno, que hará que los hogares paguen la misma tarifa que abonaban hasta marzo durante cuatro meses, pero que deberán pagar después en cuatro pagos: en diciembre, enero, febrero y marzo.

Leé también:  Sigue el ajuste: tras las PASO vuelve a subir la nafta

Recién con las tarifas de octubre, que se pagarán en noviembre, los usuarios deberán afrontar el aumento completo del 29%, cuando el pico de consumo y las votaciones hayan pasado.

El nuevo tarifazo impacta sobre un servicio que, según cálculos de la UNDAV, ya había acumulado un alza de 1.752% entre diciembre de 2015 y marzo de 2019. Así, Cambiemos terminará su mandato un aumento del gas del 2.289%.