Miguel Ángel Pichetto confía en reunir el apoyo de 40 senadores.

A pesar del mensaje del presidente Mauricio Macri y de los intentos de la Casa Rosada por frenar la sanción del proyecto mañana en el Senado, la iniciativa que retrotrae los valores de las tarifas a noviembre ya parecería que tiene su futuro marcado: la propuesta se convertiría en ley y la Casa Rosada deberá pagar el costo político del veto.

El expediente aprobado en la Cámara de Diputados hace más de dos semanas reúne el apoyo de 40 senadores, resultado de la unión de fuerzas del bloque del PJ que conduce Miguel Pichetto y el kirchnerismo, a quienes se sumarían los santiagueños que responden al gobernador Gerardo Zamora y otros bloques menores.

Lejos de hacer retroceder, las palabras del Presidente ayer en un video en el que pidió a los argentinos ahorrar energía terminaron de convencer a Pichetto y a un grupo de gobernadores que el Gobierno tiene decidido ir por todo. “La decisión del veto ya está tomada, no hay vuelta atrás”, señaló una fuente del peronismo en la Cámara Alta.

En ese escenario el bloque del PJ se reunirá hoy para terminar de definir su estrategia, mientras los funcionarios de la primera plana de Cambiemos apelan a llamadas telefónicas, mensajes de whatsapp y reuniones con los gobernadores para intentar torcer la tendencia.

CRUCES ENTRE CRISTINA Y MACRI. En medio de los toma y daca y los tire y afloje, el debate por las tarifas volvió a poner a la expresidenta Cristina Kirchner en el centro de la escena. Macri la ubicó detrás de la iniciativa con una frase desafortunada (les pidió a los gobernadores que “no se dejen llevar por las locuras de Cristina”) y la ex mandataria le respondió con todo. “Tratar de loca a una mujer. Típico de machirulo”, escribió en su cuenta de Twitter.