Por las inundaciones, hay decenas de puentes desplomados, rutas socavadas y miles de hectáreas bajo el agua. “Las pérdidas son millonarias”, afirman en las provincias. Los gobernadores reclamaron al Gobierno que aplique un plan contra catástrofes.
en Resistencia permanecían evacuadas 532 personas.
En Chaco más de 1000 personas permanecían evacuadas.

El drama en el Litoral y el centro del país está lejos de llegar a su fin. Por las inundaciones, más de 2000 personas continúan evacuadas en Chaco, Corrientes, Santa Fe y Santiago del Estero y las Fuerzas Armadas continuan coordinando acciones para llevar ayuda y alimentos a las zonas en la que la crecida de los ríos y arroyos arrasó todo.

Según confirmaron desde el Gobierno hay decenas puentes desplomados, rutas socavadas y miles de hectáreas de campo bajo el agua. “Las pérdidas son millonarias”, afirman los gobernadores y le piden al Presidente que aplique un programa de asistencia de catástrofes debido a que las lluvias continuarán en los próximos días.

Leé también:  Lomas: con obras en varios frentes, avanza la última etapa del Aliviador Oeste

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social envió suministros básicos para distribuirlos en a la población de Chaco y Corrientes; y el Ejército, Prefectura y Gendarmería facilitaron el transporte de los afectados y la distribución de alimentos a los centros de evacuados.

”El agua acumulada dificulta las tareas de asistencia, por lo que hay que esperar a que baje. Son procesos lentos. Ha bajado el alerta pero se esperan lluvias aisladas hasta el martes”, advirtió director nacional de Respuesta a Desastres de la Cruz Roja, Rodrigo Cuba.

El problema es la falta de escurrimiento del agua y que el clima no ayuda. “En distintas ciudades hay mucha acumulación de agua, encima llueve un poco y no reabsorbe, tarda mucho en escurrir. Por lo tanto la situación se torna complicada”, analizó Cuba.