La petrolera anglo-holandesa le vendió a la empresa Raízen, que opera en Brasil y de la cual tiene participación, una refinería, 645 estaciones de servicios y otros activos. Queda afuera de la transacción el negocio “upstream” en Vaca Muerta.

Le vendió parte de sus negocios a un empresa de la que tiene participación

La petrolera Shell firmó este martes un acuerdo por la venta de sus 645 estaciones de servicio a la empresa Raízen, que opera en Brasil y de la cual tiene el 50% de las acciones, por US$ 950 millones en efectivo. La operación, además de las bocas de expendio, incluye: la refinería de Buenos Aires, los negocios de combustibles marítimos, combustibles de aviación, asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país.

Leé también:  Vuelve a estar prohibida la venta de alcohol a partir de las 21

En esta transacción, queda fuera el negocio de “upstream” (exploración y producción de petroleo) de Shell en la formación neuquina Vaca Muerta, donde la compañía “ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país”. Y por este motivo quedó excluido de la operación.

Al margen de esto, Raízen continuará su relación con Shell a través de varios acuerdos comerciales por un valor estimado de US$ 300 millones y,  a su vez, mediante un acuerdo de licencia, mantendrá la marca a nivel local.

El acuerdo de Shell, que fue presidida durante 12 años por Juan José Aranguren, actual ministro de Energía, está alineado a la estrategia de la empresa de simplificar su portafolio a través de un programa global de desinversión de US$ 30.000 millones en todo el mundo y que además se enmarca en un proceso de revisión estratégica del portafolio de downstream de Shell en la Argentina, que comenzó en agosto de 2016.

Leé también:  Vuelve a estar prohibida la venta de alcohol a partir de las 21

¿QUÉ ES RAÍZEN? Es un joint venture (empresa conjunta) establecido en 2011 entre Shell (50%) y Cosan (50%) y es productora de azúcar, etanol y bioenergía en Brasil, con 26 unidades y 860.000 hectáreas cultivadas, una red de más de 6.000 estaciones de servicio Shell, 950 tiendas Shell Select y más de 2.500 clientes B2B (business to business).

En Brasil, Raízen está presente en 68 aeropuertos, otras tantas terminales de distribución de combustible, y vende aproximadamente 25.000 millones de litros de combustible para la industria del transporte y el segmento retail, con lo cual factura US$ 24.000 millones por año.