Javier Kaufman es de Llavallol y como no conseguía empleo decidió crear macetas bajo el concepto de “aportar un toque natural a lo urbano”.
Tiene diseños únicos y originales.

Después de buscar trabajo por más de un año, el lomense Javier Kaufman decidió crear su emprendimiento y asegura que en poco tiempo logró grandes resultados, ya que hoy comercializa las macetas que él mismo confecciona a clientes individuales y hasta ha recibido el llamado de grandes empresas que lo convocan porque sus productos apuntan a aportar un toque natural a un ambiente urbano.

“Soy licenciado en Relaciones Públicas y en Marketing, cuando me quedé sin trabajo comencé con una búsqueda nula, ya que producto de la crisis está todo parado, y fue en ese momento que comencé a confeccionar las macetas con plantas de interior”, explicó sobre el proceso que lo llevó a acercarse al emprendedurismo como una salida inmediata en medio de la crisis.

en pocos meses logró que su producto se instalara como una pieza de decoración única que aporta vida y alegría a cualquier ambiente.

Sus conocimientos en el tema los tenía porque su padre hace muchos años fue dueño de una fábrica de macetas en Llavallol, pero que tuvo que cerrar producto de la crisis de 2001.

Leé también:  Un estudio banfileño se lucirá en Casa FOA 2019

“Mi papá sufrió aquellas circunstancias del país y a mí me tocó padecer ésta, pero con trabajo y además gracias a mis estudios de marketing pude lograr imponer un concepto distintivo dentro del mercado de decoración de interiores”, señaló.

Tiene diseños únicos y originales.

Como todas las macetas están realizadas de forma artesanal, por lo que no hay dos exactamente iguales, al estar realizadas a mano, puede variar ligeramente en tono y porosidad: “No es sólo una maceta, es una pieza de decoración única confeccionada con cemento: un material noble y duradero que su color gris, con el contraste de las plantas, aporta vida y alegría a cualquier lugar”, expresó el emprendedor, que además se animó a recomendar a los demás iniciar cualquier proyecto para poder enfrentar estos momentos complicados de la economía.

Leé también:  Un estudio banfileño se lucirá en Casa FOA 2019

“Lo primero que hay que hacer es confiar en el producto y en uno mismo. También hay que escuchar críticas para poder mejorar día a día”, resumió.

Para conocer más sobre los productos de este vecino de Llavallol entrar en Facebook/ topfe o en Instagram @topfegrun.