Massa finalmente confirmó su acuerdo con el kirchnerismo, y Lavagna irá con Urtubey. En diez días cada uno de los espacios deberá presentar las listas.
Finalmente, Alberto Fernández y Sergio Massa se tomaron un café, como habían pactado.

“Sergio, volvé a Buenos Aires, tomemos un café y terminemos con este tema.” La propuesta que le había hecho Alberto Fernández a Massa el domingo pasado finalmente se concretó, y después de días de intensas negociaciones, se confirmó el acuerdo que dio nacimiento al Frente Todos, el espacio opositor que unificará al PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y decenas de partidos de menor envergadura.

Como carta de presentación, la nueva coalición emitió un comunicado y difundió una foto de Fernández y Massa. El texto no arrojó detalles sobre algunos de los puntos que hoy generan más incertidumbre hacia adentro de la alianza. ¿Habrá internas? ¿Están definidos los principales candidados? ¿Qué lugar ocupará Massa? Eso terminará de definirse el 22 de junio, cuando venza el plazo para presentar las listas.

“Tenemos tiempo para tratar de llegar a una fórmula de consenso”, dijo el tigrense al salir de una de las oficinas de campaña de Fernández, en el barrio porteño de San Telmo.

Leé también:  El kirchnerismo volvió a enviarle señales a Massa para que se defina

La reunión fue “fructífera”, dijeron voceros de ambos dirigentes, y se avanzó en el diseño de un programa de gobierno que tendrá 12 puntos. La producción, el trabajo, la deuda y el rol del Estado serán algunos de los ejes principales del documento que seguramente verá la luz en pocos días.

“Este programa que trabajamos pretende poner en marcha a la Argentina de la producción. Pretende que los argentinos vuelvan a sentir que están en pie. Un programa económico que ponga el acento en el trabajo”, dijo Massa.

Por su parte Fernández no habló con la prensa y solo publicó un tweet. “Hace tiempo que una gran parte de nuestra sociedad espera que nos unamos para salir adelante. La construcción de una coalición electoral, de gobierno y un programa con puntos acordados lo hará posible”, señaló.

Leé también:  Investigarán si a Lavagna le ofrecieron US$8 millones para bajar su candidatura presidencial

CONSENSO 2030. Mientras tanto en el resto de los espacios de la oposición, las cosas quedaron más claras. El exministro de Economía Roberto Lavagna será candidato a presidente y lo acompañará el gobernador Juan Manuel Urtubey. El frente se postulará como una “tercera vía”, bajo el sello Consenso 2030.

Tras el bombazo político que generó la noticia de Miguel Ángel Pichetto como vice de Mauricio Macri, los que hasta el martes eran precandidatos presidenciales por Consenso 19 y Alternativa Federal se reunieron en la Casa de Salta.

Una vez terminado el encuentro emitieron un comunicado: “La mayoría de los argentinos reclama un espacio electoral que sea una alternativa superadora que les permita comenzar un camino de crecimiento, de justicia social y de unión para salir de la tremenda crisis que afecta a la industria, a las pymes y al pueblo”.

El espacio buscará nuclear al progresismo, a un sector del radicalismo y al resto de los partidos que quedaron sueltos. Pero todavía no está claro qué nombres se sumarán.

Leé también:  A contrarreloj, avanzan las negociaciones para definir las listas
Urtubey y Lavagna mantuvieron una reunión en la Casa de Salta.

CAMBIA EL NOMBRE, PERO POCO CAMBIA. El oficialismo, en tanto, ratificó que irá con el sello “Juntos por el Cambio”, pero las fórmulas serán las mismas a 2015: María Eugenia Vidal irá con Daniel Salvador en la provincia y Horacio Rodríguez Larreta insistirá con Diego Santilli en la Ciudad.

LA UCR, CON LAS MANOS VACÍAS. Después de quedar afuera de la carrera por la vicepresidencia, los radicales se acercaron ayer a la Quinta de Olivos con un objetivo: obtener la presidencia de la Cámara baja. Pero se encontraron con la negativa del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien indicó que ese lugar estaba reservado para un macrista puro, el actual ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo. Así los representantes de la UCR se retiraron de la reunión con las manos vacías y con la promesa de poder filtrar algunos nombres en la lista.

Enojados. Así se fueron los radicales de la Quinta de Olivos.