Quizá casi todos hayan leído los libros de la saga de Harry Potter o visto las películas adaptadas a partir de la exitosa saga literaria de J.K. Rolling.

Pero es mejor no dar todo por sabido y uno de los personajes principales, al margen del magos de anteojitos redondos, es Hermione Granger, interpretado por Emma Watson.

Este personaje tiene usa con frecuencia su rápido ingenio y conocimiento enciclopédico para todo, en especial para sacar de algún apuro a Harry y a Ron, sus inseparables amigos.

La propia Rowling declaró que Hermione se parece a ella cuando tenía más o menos la edad de personaje, con su inseguridad y miedo al fracaso acuestas.

Esta inteligente joven de cabello alborotado es claramente el “cerebro” de ese intrépido grupo y también muestra su conocimiento en las clases en Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.

Mientras el resto de los alumnos desconoce lo que les consultan los extraños docentes de esas clases, Hermione siempre levanta la mano para ofrecer la respuesta correcta y esto lo hace una y otra vez.

Leé también:  Las mesas de diciembre. Parte I

Hermione es una sabelotodo clásica, como los que también podemos encontrar en las escuelas argentinas, que poco tienen que ver con los hechizos de Hogwarts.

El sabelotodo es el típico alumno que se cree que lo sabe todo, tal como el nombre lo indica y suele interferir en todas las conversaciones para hacerse notar que es el que mejor sabe.

Las chicas y los muchachos sabelotodo están presentes en casi todas las aulas y hay varios de ellos por escuela, siendo fácil detectarlos. Son sabeloto desde Salita Amarilla y lo serán de por vida, aumentando su conocimiento día a día y sin aflojar en esto hasta la vejez.

La mano levantada, que casi forma un ángulo recto con su humanidad, es el sello característico. Ante cada consulta, se activa esa mano que se alza en menos que canta un gallo y también se levanta sin que medie una pregunta.

Leé también:  Las mesas de diciembre. Parte II

Incluso, suele pasar que todo el curso mira al banco donde se ubica la o el sabelotodo esperando que cumpla con el ritual de levantar la mano para dar una respuesta perfecta.

¿Está mal que haya sabelotodos en el curso?, ni ahí, por el contario, el que tiene ese conocimiento tan amplia hace que se nivele para arriba y que de alguna forma sea un modelo a seguir. Incluso, son admirados por muchos de sus compañeros.

Si bien es cierto que puede generar algún tipo de rechazo, en espacial en los a veces canchearen un poco, las y los sabelotodos se integran sin problemas y no tienen a formar subgrupos con sus congéneres.

Hogwarts tendrá a Hermione, pero nosotros también tenemos a nuestros sabelotodos que levantan la mano casi tanto como el personaje de Emma Watson.