El Millonario, que todavía no pudo ganar en esta edición de la Libertadores, igualó sin goles con Palestino por errores puntuales en la definición. E Inter, el líder del Grupo A, le sacó cuatro unidades de ventaja.
El Millonario no tuvo fino y sigue sin ganar en esta Copa Libertadores.
El Millonario no tuvo fino y sigue sin ganar en esta Copa Libertadores.

River no estuvo fino en el área rival y masticó bronca en el Monumental. En su primer partido de local en esta Copa Libertadores, igualó sin goles con Palestino de Chile por la fecha 2 del Grupo A y consiguió un empate con sabor a poco, sin poder marcar una ventaja en los primeros encuentros.

El Millo no tuvo la precisión que lo caracteriza y por eso le costó bastante armar jugadas de peligro. Si bien manejó la pelota, no le generó demasiado peligro a Palestino, que se plantó en el Monumental y tuvo sus situaciones de peligro.

Leé también:  River, el campeón sale a escena en Lima

Las más clara del Millonario en la etapa inicial fue a los 31 minutos, en la primera jugada en la que pudo hilvanar varios pases y pisar el área con varios hombres. La inició Quintero con un exquisito pase a Borré, que no fue egoísta y le sirvió el gol a Fernández que, sin marca y con el arquero desprotegido, definió arriba del travesaño.

La visita, por su parte, se protegió bien y atacó poco, pero con sus jugadas lo exigió a Armani. Lo hizo con un tiro desde afuera del área de Jiménez y luego con un disparo de Verja en el inicio del segundo.

El Millonario, con los cambios realizados, potenció su nivel  en el complemento y lo llevó al conjunto chileno contra su valla. Mejoró en el juego, circuló con mayor criterio la pelota, pero le faltó puntería en los metros finales para quedarse con los tres puntos. Y por eso no pudo festejar. A los 22 tuvo otra muy clara, nuevamente en los pies de Fernández, pero el ex Temperley volvió a definir mal y el arquero visitante se quedó con el balón.

Leé también:  Los hinchas de River no podrán llevar banderas a la cancha de Banfield

Con el correr de los minutos, el local perdió claridad y se quedó sin argumentos para aspirar al triunfo. Por eso, en el Monumental, masticó bronca.