El capitán y símbolo del equipo de Carlos Bianchi, que reapareció el domingo luego de tres meses y sumó algunos minutos, realizó una muy buena práctica de fútbol en espacios reducidos.

riquelme

El ídolo xeneize Juan Román Riquelme, que reapareció el domingo luego de tres meses y sumó algunos minutos, realizó una muy buena práctica de fútbol en espacios reducidos y anotó 7 goles.

Si bien se trató de un `picado` informal del cual tomaron parte los futbolistas que no estuvieron el domingo en el triunfo ante Estudiantes de La Plata (1-0) y también los que actuaron pocos minutos como él, Diego Rivero y Diego Perotti, sirvió para probar el estado de su pierna derecha.

Es que Román se desgarró a mediados de noviembre y le costó volver, al punto de que no participó de la pretemporada al mismo ritmo que sus compañeros y recién pudo jugar algunos minutos ante Estudiantes, en la cuarta fecha del torneo Final, tras haberse perdido tres partidos.

Riquelme se movió cómodo en la cancha número uno del complejo Pedro Pompilio, en Casa Amarilla, al igual que los mencionados Rivero y Perotti, y otros como Juan Sánchez Miño y Hernán Grana, ambos desafectados por el DT Carlos Bianchi del equipo y del bando de suplentes ante el `Pincha`.

Por su parte, el mediocampista Fernando Gago sólo hizo tareas de kinesiología y los que jugaron el domingo movimientos regenerativos, aunque seguramente mañana comenzarán a exigirse para el partido ante Vélez, en Liniers, del sábado próximo a las 18.

Previo al comienzo de la práctica boquense, Bianchi reunió al plantel y le habló por cinco minutos, en un clima distendido, muy distinto al que imperaba hasta hace cinco días atrás.