La caída del consumo hace estragos en los comercios, lo que afecta la estabilidad laboral de miles de personas. Ahora, luego de que se conociera el caso de Garbarino, Musimundo y Frávega, Ribeiro le solicitó al Ministerio de Producción y Trabajo la apertura de un Procedimiento Preventivo de Crisis. La firma tiene, hasta ahora, 85 sucursales que operan bajo la marca "Minicuotas Ribeiro", con cobertura en 18 provincias y en la Ciudad: hay 1.500 trabajadores en alerta por despidos.

La cadena tiene una importante presencia en varias localidades del interior y se dedica a la comercialización y financiación de artículos del hogar, electrodomésticos, bazar, electrónica, muebles, telefonía, juguetes, autos, artículos de camping y jardín, entre otros.

Leé también:  En 2019, hubo pérdidas millonarias para las empresas de alimentos

Ribeiro argumenta estar sufriendo "circunstancias ajenas a la voluntad de la sociedad" y agrega que las medidas que busca adoptar tienen el objetivo de "adecuar y reestructurar las diferentes estructuras internas de la empresa de manera racional, ordenada y planificada".

En el primer trimestre del año, tuvo pérdidas por $7.145 millones contra un rojo menor de $59 millones registrado entre enero y marzo de 2018.