El Municipio de Lomas renueva con hormigón, para mayor durabilidad, en tres puntos: en la intersección con Fonrouge, Ayacucho y Balcarce.
el personal de tránsito ordena la circulación durante las obras.

“Circulan muchos colectivos por acá y a veces se pone muy trabado el tránsito”, dice Raquel Barone, vecina de Lomas, que observa cómo avanzan los trabajos de repavimentación sobre la Avenida Alsina, a la altura de la estación de trenes. Ella, al igual que muchos vecinos, utilizan esta vía y frente al deterioro, el Municipio emprendió un arreglo en hormigón, material que garantiza una mayor durabilidad ante la circulación de vehículos de gran porte.

Lo cierto, es que la Avenida Alsina conecta desde Lanús hasta Almirante Brown, pasando por Lomas, lo cual incluye todo tipo de vehículos: camionetas, autos, y colectivos, entre ellos las líneas 160, 74, 79, 278 y 266. Concretamente, se trabaja en tres puntos: en el cruce con Ayacucho, con Balcarce y con Fonrouge. Allí hay personal de Tránsito Lomas que ordena la circulación durante los arreglos.

Leé también:  Los trabajos de repavimentación en hormigón llegan a nuevos frentes

Durante estos días, las cuadrillas trabajan con maquinaria especial: primero se perfora el pavimento deteriorado, y luego se lo rellena con hormigón pobre, para luego añadir otra capa de hormigón rico.

“Es importante que lo arreglen para que haya un tránsito liviano, que los colectivos puedan frenar con comodidad”, agrega Raquel, que a diario se toma el 266 para ir a cuidar a su nieto, en Temperley.

UN MANTENIMIENTO ACTIVO. Durante el año pasado, la Secretaría de Obras Públicas del Municipio emprendió una renovación integral de la Avenida Alsina entre Temperley y Banfield.

Las mejoras se extendieron en más de 1.200 metros, con obras de repavimentación en hormigón: iniciaron desde la intersección con la Avenida Eva Perón en Temperley hasta la calle Rincón, en Banfield.

Leé también:  Los trabajos de repavimentación en hormigón llegan a nuevos frentes

El secretario de Obras Públicas, Emiliano Piergiovanni, destacó: “El bacheo con hormigón es más complejo que el de carpeta asfáltica. Hay que romper todo y sacar lo viejo para que quede perfecto y sobre todo que sea duradera la inversión”.

La obra se complementó con la señalización (demarcación de la calzada, división de los carriles, pintura de los cordones, boulevares, postes y líneas de frenado).

Además, el plan contempló la renovación del tendido eléctrico con la colocación de más de 320 luminarias LED que consumen hasta un 50% menos de energía y tienen una durabilidad de 50 mil horas frente a las 10 mil que poseen los artefactos de sodio o incandescentes.