Acumar puso en marcha un nuevo plan de fiscalización en la región que comprende multas más duras que van desde los $5 mil a los $6 millones.
La nueva normativa les da mayor poder a los inspectores.

La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) puso en marcha un nuevo plan de fiscalización de las industrias ubicadas sobre la vera Río Matanza y aplicará sanciones más duras a los infractores que van desde los $5 mil hasta los $6 millones.

Tras varios meses de trabajo conjunto con otros organismos de control que trabajan en el área, Acumar lanzó un nuevos procedimientos de adecuación ambiental que permitirán un mejor y mayor control sobre los establecimientos radicados a lo largo de toda la cuenca.

Leé también:  Limpieza de Acumar en Avellaneda

“La nueva norma fortalece las funciones de nuestros inspectores dándole la posibilidad de imputar infracciones y aplicar clausuras preventivas que deberán ser analizadas y ratificadas por analistas del organismo”, explicaron desde el organismo.

Incluye nuevas figuras legales (como el cese de actividades y la remediación ambiental -conceptos que no se encontraban en la legislación anterior- para mantener actualizadas las bases de datos de infractores y evitar el deslinde de responsabilidades, como ocurría hasta ahora.

“Las sanciones serán más duras pero tendrán en cuenta parámetros claves como el nivel de incidencia ambiental de las industrias sobre el río, la reincidencia, la dimensión del establecimiento y la naturaleza de la infracción”, precisaron.

Leé también:  Exigen que Vidal accione en defensa de los pulmones verdes bonaerenses

El nuevo régimen de sanciones entrará en vigencia una vez que se haya finalizado en reempadronamiento de todas las industrias de la cuenca, informaron las autoridades.