Los estudios gratuitos se desarrollarán los sábados de este mes, de 9 a 13, en Yrigoyen 10001, donde hay un aparato de última tecnología.
El Dispensario de Temperley cuenta con un mamógrafo de última tecnología al igual que el Hospital Materno Infantil Alende.

Octubre es el mes de la concientización del cáncer de mama, que es el de mayor incidencia en la mujer a nivel mundial. Con el objetivo de fomentar la prevención, el Municipio de Lomas está realizando mamografías gratuitas los sábados de este mes en el Dispensario de Temperley.

Los estudios se desarrollan de 9 a 13, en el espacio situado en Yrigoyen 10001. Para acceder, las vecinas tienen que pedir un turno llamando al 2054-0668 de lunes a viernes, de 8 a 16, y concurrir al centro de salud con una orden médica. La mamografía es una prueba con RX que permite ver imágenes muy iniciales de un cáncer de mama, como microcalcificaciones y nódulos. También ayuda a identificar quistes, patologías benignas y ver la evolución y cambios de la mama.

Leé también:  Inauguraron la última etapa de obras en el Hospital de Llavallol

El Dispensario de Temperley cuenta con un mamógrafo de última tecnología al igual que el Hospital Materno Infantil Alende, situado en Budge. Según el Instituto Nacional del Cáncer, de las 70 mil muertes anuales que se producen en nuestro país (el de mama es la primera causa), un gran porcentaje podría evitarse con un diagnóstico de calidad hecho a tiempo.

las vecinas tienen que pedir turno previo por teléfono y asistir al centro de salud con una orden médica.

En personas con exámenes clínicos normales y sin antecedentes familiares de cáncer de mama, se recomienda realizar una mamografía de base a los 35 años y luego de forma anual a partir de los 40. Quienes sí presentan antecedentes directos (madre, hermana) deben comenzar con los estudios diez años antes de la edad de detección del cáncer del familiar más cercano. Por lo general, es a los 30 años.

Leé también:  Capacitaron a referentes de clubes para saber prevenir

Llevar una vida saludable, evitar el consumo de tabaco, mesurar la ingesta de alcohol, modificar malas conductas alimenticias, incluir verduras frescas, hortalizas, y frutas en la dieta diaria, realizar ejercicio físico y exponerse a la luz solar con prudencia, son todos factores modificables que ayudan en la prevención no sólo del cáncer de mama sino también de muchas otras enfermedades.