El volante volvió en gran nivel tras la lesión frente a Gimnasia y Esgrima La Plata y habló de los frutos del trabajo del equipo que se ven en los buenos resultados. “Nos convencimos después de la derrota con River a remontar esto”, sentenció.
Facundo Quignón y Lanús atraviesan un buen momento y buscarán ratificarlo ante Boca.
Facundo Quignón y Lanús atraviesan un buen momento y buscarán ratificarlo ante Boca.

Facundo Quignón impuso su sello en el mediocampo de Lanús. Volvió tras un desgarro y fue la figura en el triunfo ante Gimnasia y Esgrima La Plata.

El Granate ganó los tres partidos que jugó en 2019, dejó de pensar por un momento en los promedios y sueña con clasificar a la Copa Sudamericana.

“Es un buen arranque. Creo que ya al final del torneo pasado nos veníamos sintiendo cómodos, haciendo buenos partidos. Este arranque es el fruto de la continuación de trabajo. Nos matamos entrenando y cuando nos convencimos después de la derrota con River a remontar esto, llegamos al día de hoy con varios triunfos”, analizó el ex San Lorenzo.

Leé también:  El central viene con demoras

Para el mediocampista “la confianza” y “la paciencia” fueron clave para revertir la situación incómoda por la que atravesaban y hoy se manifiesta en buenos resultados.

“La confianza es fundamental, más en la situación que estamos. Con Patronato fue un desahogo muy grande y ayudó mucho a que podamos ganar todos estos partidos. Creo que ahí nos fuimos soltando, sintiéndonos cómodos adentro de la cancha y todos respondieron de la mejor manera”, expresó Quignón, que ahora se prepara para ir a La Bombonera.

AMISTOSO. Para no perder ritmo futbolístico, los jugadores que tuvieron pocos minutos de juego desde que se reanudó la Superliga, jugarán este martes por la mañana frente a Brown de Adrogué. El choque informal entre los equipos de Luis Zubeldía y Pablo Vico será a puertas cerradas en La Fortaleza de Cabrero y Guidi.

Leé también:  Lanús cerró el año en pleno ascenso