Llega a las salas en “Había una vez en Hollywood”, la nueva película del director, ambientada en medio de los crímenes cometidos por el Clan Manson, y de los deseos de amor y paz de esos días.
La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood.
La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood.

“Había una vez en Hollywood” llega este jueves a las salas. En la madrugada del 9 de agosto de 1969 la actriz Sharon Tate, embarazada de 8 meses, y otras cuatro personas más fueron brutalmente asesinadas por un grupo de fanáticos a las órdenes de Charles Manson, un criminal envuelto en la piel de un líder hippie.

Este terrible hecho nunca perdió interés y Quentin Tarantino lo retomó en “Había una vez en Hollywood”, su nueva película, que llega este jueves a las salas argentinas.

Aquel fin de semana de hace cincuenta años cuatro jóvenes entraron en el 10050 de Cielo Drive para cumplir con un mandato: matar a todas las personas de la casa en la que vivía el director de cine Roman Polanski con su mujer embarazada.

El cineasta no estaba en su casa, pero Sharon y sus cuatro acompañantes en esa velada no tuvieron la misma suerte.

Leé también:  “Terminator” regresa a las salas

Al día siguiente se sumó otra masacre perpetrada por el mismo grupo, conocido como “La Familia”, contra Leno y Rosemary LaBianca, también vecinos de la ciudad de Los Ángeles.

Las órdenes provenían de Manson, un hombre de 35 años que creía ser la reencarnación de Jesús y el Diablo en la misma persona.

Esa serie de sucesos aterrorizó el corazón de Hollywood, y a toda la sociedad estadounidense y el resto del mundo, que quedó sin habla por los detalles de extrema crueldad de la matanza.

Sharon recibió 16 puñaladas y apareció colgada de una cuerda junto a su estilista, Jey Sebrin. El encargado de seguridad de la vivienda murió por varios tiros en su auto y las otras víctimas aparecieron en el jardín.

Los deseos de amor y paz, los aires revolucionarios y el espíritu libre e inocente del movimiento hippie encontraron un final sangriento, que medio siglo después sigue causando una combinación de repulsión y morbo en torno a la figura de Manson.

Tarantino ambienta su nueva aventura en esos días, en Hollywood, a fines de los '60. La estrella de un western televisivo, Rick Dalton, intenta amoldarse a los cambios del medio al mismo tiempo que su doble.

Leé también:  “Pistolero”, un homenaje a los bandidos rurales

La vida de Dalton está ligada completamente a Hollywood, y es vecino de la joven y prometedora actriz y modelo Sharon Tate, que acaba de casarse con el prestigioso director Roman Polanski.

Leonardo DiCaprio, Brad Pitt son parte del elenco.
Leonardo DiCaprio y Brad Pitt son parte del elenco.

El reparto lo encabezan Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie, junto a otras estrellas como Emile Hirsch, Margaret Qualley, Al Pacino, Kurt Russell, Bruce Dern y Timothy Olyphant, Dakota Fanning.

Un director con sello propio. Su director es Quentin Tarantino, que ya mostró sus credenciales con “Perros de la calle”, “Pulp Fiction” y “Kill Bill”, entre otras, según guión propio, con fotografía de Robert Richardson, y edición de Fred Raskin.

Quentin Tarantino irrumpió en los ’90 con su cine, que tiene como rasgos distintivos el uso de las historias no lineales, la estetización de la violencia, las influencias estilísticas del Grindhouse, de los films de artes marciales y hasta de los spaghetti western.

Este director estadounidense, de ascendencia siciliana, creó un estilo personal y fácilmente reconocible con el que acumuló un tendal de fans y de discípulos alrededor del mundo.