La obra del francés Antonie Saint-Exupéry fue editada en Guatemala en una lengua que es de la familia lingüística maya.
Es una de las obras más difundidas de la historia universal.
Es una de las obras más difundidas de la historia universal.

Guatemala, el país en el que se dice que Antonie Saint-Exupéry encontró la inspiración para escribir "El Principito", presentó una versión de este libro en idioma kaqchikel, de la familia lingüística maya.

Esta iniciativa, con una tirada inicial de unos 3.000 ejemplares, tiene como objetivo potenciar y fomentar la cultura y el idioma kaqchikel, uno de los 24 que conviven en el país.

El libro, una de las obras más difundidas de la historia universal, es la historia de un niño, “El Principito”, quien en su travesía por varios mundos enseña con sus metáforas las malas costumbres y comportamientos que adoptan los adultos al crecer y el contraste con la sabiduría infantil.

Leé también:  Una jornada para que la literatura llegue más lejos

También critica y compara la forma de interpretar situaciones entre niños y mayores, así como el afán de estos últimos por imponer la forma “adecuada” de analizarlas.