Los colegios de profesionales, nucleados en la Federación de Entidades Profesionales Universitarias de Córdoba (Fepuc), manifestaron su “profunda preocupación” por “cómo la crisis de la salud pública en Córdoba debilita uno de los derechos fundamentales de la población”, debido a los conflictos salariales, la falta de insumos y de recursos humanos.

153034_img (1)

El sector sostiene que es “preocupante” la “crisis hospitalaria” y pide al ministro de Salud de la provincia, Francisco Fortuna, que los reciba y se convoque al diálogo, advirtiendo en ese sentido que no tuvieron éxito con las gestiones que realizaron para obtener una audiencia con el funcionario del gobierno de José Manuel de la Sota.

“Nuestra posición es la de apoyo a los profesionales que reclaman por la falta de insumos, por la escasez de recursos humanos, por los salarios magros y por el incumplimiento de la ley 7625 que regula la actividad de los equipos de salud”, sostiene mediante un comunicado la Fepuc.

Añade que quienes reciben, atienden, diagnostican, tratan, contienen, rehabilitan y controlan a los pacientes que acuden a los hospitales públicos son parte de un equipo constituido por más de doce profesiones, que cubren todas las necesidades de quienes demandan atención.

“Por esto, solicitamos al ministro que a la hora de convocar a los protagonistas diarios de esta crisis tenga en consideración a todas las representaciones y no sólo a un grupo profesional”, y pide que se cumpla lo establecido en la ley 7625, referido al escalafón y ajustes de coeficientes salariales.

“Hace tiempo que el concepto de salud en la comunidad ha dejado de comprenderse desde el punto de vista de la atención médica de la enfermedad, para pasar a una visión integral e integrada en la que participan muchas disciplinas vinculadas”, sostiene la Fepuc en otro de los párrafos del texto.

En ese contexto piden “enfáticamente” al ministro Fortuna que se convoque al diálogo “no sólo a médicos sino al conjunto de los integrantes del equipo de salud a través de sus representaciones. Esta petición no responde sólo a la defensa que esta entidad hace de sus profesionales, sino también a la preocupación por la calidad de salud que estamos brindando a la comunidad”, destaca.

Entre los colegios de profesionales que adhieren al comunicado, figuran los bioquímicos, nutricionistas, trabajadores sociales, psicólogos, odontólogos, farmacéuticos, fisioterapeutas, fonoaudiólogos, psicopedagogos y enfermeros.

A este conflicto se suma las medidas de fuerza que vienen aplicando los trabajadores de la salud pública que están nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), lo que hace resentir el servicio en el polo sanitario provincial.