Según las proyecciones de las principales consultoras privadas, 2019 registrará una baja en torno al 2,6%. La inflación, los aumentos de tarifas y un posible salto del dólar afectarán a la demanda.
Los pronósticos más pesimistas proyectan una caída del 4%.

El consumo privado volverá a caer en 2019 y acumulará su tercer año consecutivo a la baja, según las proyecciones elaboradas por consultoras y bancos.

El que en algún momento fue el motor de la economía argentina caerá un 2,6%, según las estadísticas que agrupa el Consensus Economics-Economic Forecasts and Indicators.

La pérdida del poder adquisitivo, los aumentos de tarifas, la inflación y un posible salto del dólar, sobre todo previo a las elecciones, son los indicadores que miran los especialistas para hacer sus pronósticos para este año.

Leé también:  La producción industrial se desplomó un 11,6% en marzo

La consultora Analytica una de las firmas que arroja una de de las proyecciones más pesimistas. “El consumo privado caerá 4% , explicando la mayor parte de la caída del producto por ser su principal componente. La caída prevista se explicará por el bajo dinamismo de los créditos, los ingresos de los hogares y la tasa de interés real que determina las decisiones de consumo”, indicaron.

En tanto para la firma Ecolatina la caída será del 1,4%, una baja levemente inferior a la de 2018 cuando la demanda privada bajó un 1,5% producto del salto cambiario.

El estudio precisó que “el ingreso disponible para el consumo no crecerá, ya que el principal factor detrás de la inflación será la suba de las tarifas de los servicios públicos y otros gastos difícilmente eludibles como educación formal, prepagas y combustibles”.

Leé también:  Las ventas en los comercios minoristas se desplomaron un 14,1%

A raíz de ello “una parte no menor del gasto de las familias sufrirá un ajuste de precios mayor que el del nivel general, y ante la dificultad de sustituir el consumo de servicios públicos, se tenderá a reducir el gasto en otros bienes y servicios”.

Ante este escenario, según un informe del estudio Orlando Ferreres y Asociados no habrá una sustancial mejora de la actividad económica sino hasta fines de 2019, cuando comenzarán a verse las primeras señales positivas.