Bullrich anunció que estará bajo la órbita de Gendarmería y tendrá como objetivo brindar "capacitación en valores democráticos y republicanos" a jóvenes de 16 a 20 años. Pérez Esquivel dijo que es un "retroceso" en materia de derechos de los ciudadanos. Y Pichetto, en 2010, había dicho que se corría el riesgo de "reinstaurar un servicio militar light".

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por una cosa u otra, siempre es noticia. Esta vez, fue la cara visible del Gobierno para anunciar la creación del Servicio Cívico Voluntario en Valores. Estará bajo la órbita de Gendarmería y tendrá como objetivo brindar "capacitación en valores democráticos y republicanos" a jóvenes de 16 a 20 años.

Se prevé un cupo de 1.200 jóvenes.
Se prevé un cupo de 1.200 jóvenes.

Comenzará a funcionar "a través de experiencias piloto, que serán desarrolladas hasta el 31 de diciembre de 2019" en el Comando de Región I "Campo de Mayo"; el Instituto de Capacitación Especializada "Cabo Juan Adolfo Romero", en Mercedes; y en la Casa de Retiro Cura Brochero, en el partido de González Catán, todos en la provincia de Buenos Aires.

Se prevé un cupo de 1.200 jóvenes, aunque desde Seguridad aseguraron que “se va a superar esta cifra”.

Leé también:  Bullrich confirmó que las pistolas Taser serán utilizadas por la Policía Federal y la PSA

Si bien Bullrich aclaró que el personal va a estar “desarmado”, defendió la iniciativa y aclaró que “no es una colimba”, sino que lo definió como “un gran aporte a todos los jóvenes que necesitan un empuje”, las críticas no tardaron en llegar.

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, sentenció: "Más que una bomba de humo, este Gobierno está dando un fuerte retroceso en los derechos de los ciudadanos. Esto será una colimba encubierta". Y agregó: "Más que un cambio de valores esto es un cambio de antivalores, la noticia es preocupante".

Sin embargo, para el defensor de los Derechos Humanos "esto no ayuda a la democracia”. “Los valores democráticos se construyen en la escuela pública. La democracia está en crisis con el Gobierno de Macri. El Gobierno hace todo lo contrario a los valores democráticos, son ellos quienes ponen en riesgo la democracia", advirtió.

"Más que un cambio de valores esto es un cambio de antivalores, la noticia es preocupante", dijo Pérez Esquivel.

El senador peronista y precandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, tenía en 2010 una opinión muy diferente a sus compañeros de alianza actual. La implementación del Servicio Cívico Voluntario se discutió ya en el Senado cuando él era jefe del bloque del kirchnerismo y fue uno de los más férreos opositores al proyecto que obtuvo media sanción en la Cámara alta.

Leé también:  A dos años del crimen de Santiago Maldonado, movilizan a la Casa Rosada

En ese momento, Pichetto había catalogado que "en el fondo de la iniciativa subyace el riesgo de reinstaurar un servicio militar light. Una remake devaluada del servicio militar verdadero". Al respecto, apuntó el peligro de que se torne en un disciplinador social. "¿Saben cómo terminó el servicio militar? Con el caso Carrasco. ¡A ver si todavía tenemos otro caso Carrasco en las instalaciones militares cuidando a los pibes estos!", alertó.

El diputado nacional de “Salta somos todos” Alfredo Olmedo se quiere “llevar los laureles” y advirtió que el gobierno plagió su proyecto del servicio militar. “Seguramente leyeron los 753 proyectos que presenté en la Cámara de Diputados, es evidente que el gobierno me lee” expresó el legislador, pero  fue por más y aseguró que el mismo debe ser obligatorio. "El que no trabaja y no quiere estudiar tendría que ir obligado", dijo.