Luego del caso de abuso en un terreno lindero al pulmón verde, desde la organización Vecinos Autoconvocados en Defensa de Santa Catalina salieron a cuestionar el tratamiento que hacen los medios masivos "amarillistas" que fogonean intereses privatizadores. "Esto no es un descampado peligroso, es un ecosistema con paisajes maravillosos", sostienen y piden un plan de manejo en los límites, ingresos, e incluir guardaparques, guías y mayor seguridad. 

Santa Catalina es un predio de maravillosos paisajes. 

Las mismas cámaras de televisión que transmitían hace ocho meses la horrible noticia del asesinato de Anahí Benítez, esta semana se posaron sobre el mismo sitio, el ingreso por Garibaldi a la Reserva Natural Santa Catalina, buscando, seguramente, similitudes, comparaciones. En este caso, por otro hecho espantoso en la zona: una joven denunció haber sido abusada. Sin embargo, en esta oportunidad, el hecho fue en otro sitio, en terrenos de la Universidad de La Plata (cerca del viejo Rectorado), bastante alejado del lugar donde se posaron las cámaras.

Leé también:  Ofrecen actividades gratuitas en la Reserva Natural Santa Catalina

Atentos al recurrente sensacionalismo al que apelan los medios de comunicación masiva en busca del impacto, los Vecinos Autoconvocados en Defensa de Santa Catalina salieron a marcar la cancha. Es que por un lado está la inseguridad y, por el otro, un bosque único y alucinante en pleno conurbano.

"Hace poco más de ocho meses ya lo expresábamos. La Reserva Natural Provincial Santa Catalina no es un descampado peligroso, sino un ecosistema de 700 hectáreas, con paisajes maravillosos, algunos nativos, y provisto de una biodiversidad única. Es también un espacio de recreación inigualable para recorrer con respeto y entendernos parte de su cuidado", sostuvieron y puntualizaron respecto a las noticias: "No son la 'naturaleza en su libre expresión', ni 'la desolación del paisaje' los causales de daño, sí lo son los femicidas, la desidia del Estado".

La Reserva Natural de Santa Catalina tiene 700 hectáreas, de las cuáles sólo 17 corresponden al área municipal, contiguas al área provincial.

En este sentido, marcaron la importancia de implementar un plan de manejo en la zona, con "límites, ingresos, guardaparques, guías, seguridad", entre otros ítems, a fin de mejorar el acceso de los vecinos al lugar y su circulación por allí. 

Estos vecinos vienen llevando una protección acérrima de la Reserva por años y alertan sobre los intentos de privatización de sus sectores y advierten que los medios con este tipo de tratamiento de las noticias "alimentan los sueños privatistas y divisionistas".

En efecto, bregan porque la Ley Provincial 14.294 (que la reconoce como Reserva Natural) se reglamente y se aplique, ya que está aprobada desde hace seis años.

El bosque de Santa Catalina. Foto: Eduardo Alfaro.