El delantero, que llegó a la institución a los 13 años, habló sobre cómo fueron sus años en el equipo y remarcó que el Granate signifa "muchísimo" para él.
De la Vega, con 19 años, ya está afianzado en el plantel de primera.

Cada vez más asentado en primera y con un gran futuro por delante, el delantero de Lanús Pedro De la Vega se mostró “muy contento” por su presente dentro de la institución y remarcó que el Granate significa “muchísimo” en su vida.

“Lanús es una familia. Cuando te vas a una ciudad, uno extraña el saludo y el contacto amable con las personas que trabajan en la institución. La “Urraca” (González, ayudante de campo de Luis Zubeldía y también entrenador en Inferiores) me dijo que me enamorara de Lanús y lo cumplí. Hoy es mi segunda casa”, remarcó el joven de Olavarría, que llegó al club con 13 años y ahora, con 19, ya es una pieza importante del plantel que comanda Luis Zubeldía.

Leé también:  La AFA le puso fecha al inicio del mercado de pases

Justamente, a esos primeros pasos por la Fortaleza de Guidi y Cabrero se refirió una de las promesas de la entidad sureña y no dio vueltas. “Tengo los mejores recuerdos de mi paso por la pensión del club”, resaltó. Y agregó: “Llegué a los 13 años y recibí un trato excelente, como todos los chicos. Es muy bueno el trabajo que hace el club en ese sentido”.

Por otra parte, De la Vega dio detalles de la convivencia con el resto del plantel y remarcó que tiene una “muy buena relación” con Lautaro Acosta, uno de los grandes ídolos de la institución y pilar del actual plantel. “Concentro con él (por Acosta) y es una excelente persona. Es un orgullo tenerlo cerca, como así también al Pepe Sand, que son dos de los máximos ídolos de la historia del club”, cerró.