Las cámaras empresariales del transporte público dejaron sin efecto la suspensión de servicios entre las 22 y las 6 en territorio bonaerense tras un acuerdo con el Gobierno provincial.

En tanto, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) levantó el paro anunciado para este martes en el interior del país, tras el dictado de la conciliación obligatoria.

Se trata de dos frentes conflictivos que iban a afectar el servicio de transporte público: por un lado, el de los choferes por una cuestión salarial y, por el otro, el de los empresarios bonaerenses a partir del reclamo de subsidios retrasados.

Marcha atrás.
Marcha atrás.

En el caso de los conductores de colectivos, el Ministerio de Producción y Trabajo dictó la conciliación obligatoria por quince días y logró así postergar la medida de fuerza e iniciar un período de negociaciones con las empresas representadas por la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP).  Adicionalmente, la cartera de Producción y Trabajo convocará en los próximos días a una audiencia entre las partes, según se informó oficialmente.

Leé también:  El 25 de mayo no habrá trenes, colectivos, subtes, ni aviones

Según el secretario del gremio, Mario Calegari, la medida de fuerza iba a afectar el interior del país y en los servicios de corta, media y larga distancia, ante el fracaso en la negociación salarial con la FATAP.

"Venimos discutiendo hace tres meses y la negativa ha sido total. Puede haber diferencias en los porcentajes, pero si se ofrece cero, de esta forma no hay discusión", explicó Calegari en la semana tras el anuncio de la medida.

La medida de fuerza iba a afectar a alrededor de 400 mil pasajeros.