Para colocar sin dañar la pared. Estos cuadros tan livianos, con base de telgopor, pueden colgarse con pequeños clavos o masilla removible para cambiarlos de lugar fácilmente o ubicarlos de manera diferente.

 

Materiales:

  • Telgopor de 2 cm de espesor
  • Bandejitas de polifam
  • Cúter
  • Pegamento apto telgopor
  • Papel de diario
  • Cola vinílica
  • Enduido plástico
  • Lija fina
  • Pinceles
  • Espátula
  • Acrílicos de varios colores
  • Marcador negro indeleble
  • Barniz al agua

1. Resultado final

2. Cortar con cúter cuatro cuadrados de telgopor de la medida elegida para los cuadros.  Cortar dos piezas de polifam, que es el material de las bandejitas para freezer de supermercado, con 2 cm menos que las piezas anteriores. Pegar estos cuadrados, centrados sobre dos de los anteriores.

3. Rasgar en tiras el papel de diario y luego cortarlo en pequeños trozos. Adherir los papeles con cola vinílica sobre cada uno de los cuadros, para dar firmeza a la superficie. Aplicar de dos a tres capas de papel intercalando el sentido de los mismos (horizontal/ vertical). Dejar secar.

4. Sobre la base de papel ya seca, aplicar con una espátula de plástico flexible una ligera capa de enduido plástico para nivelar la superficie. Colocar una capa sobre el frente, dejar secar, y luego hacerlo por el reverso. Dejar secar muy bien y lijar suavemente. Retirar el polvillo.

5. Dibujar a mano alzada o calcar diseños simples sobre los cuatro cuadros. Repetir el motivo en espejo, en forma cruzada, sobre las dos piezas lisas y las dos con moldura. Con un pincel chato, aplicar pintura acrílica de colores a elección sobre cada uno de los motivos. Destacar el marco, en las piezas con relieve central.

6. Una vez pintado cada sector del dibujo, dejar secar muy bien. Tener en cuenta que los motivos superpuestos, como el caso de los corazones, deben cubrirse con una base de blanco, para que los colores no pierdan intensidad. Con el cabo del pincel decorar algunos sectores con puntos, y con el filo simular un cuadrillé sobre algunos pétalos.

7. Continuar trabajando cada parte del motivo, enriqueciéndolo con rayas, curvas, rulos, de modo que parezcan diferentes tipos de telas estampadas. Por último, simular costuras con trazos de marcador indeleble en el contorno de cada sector del diseño, como si cosiéramos un patchwork. Proteger las piezas con barniz al agua.