A horas del inicio de las audiencias en Comodoro Py, la expresidenta aseguró que el “único objetivo” del juicio es colocarla “en el banquillo de los acusados en plena campaña” electoral.
La expresidenta se refirió al inicio del proceso judicial a través de su cuenta de Twitter.

Antes del inicio del primer juicio oral y público en su contra, la expresidenta Cristina Kirchner aseguró esta mañana que el proceso judicial que arranca hoy en Comodoro Py que se trata de “un nuevo acto de persecución” con el “único objetivo” de colocarla “en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial”.

A través de su cuenta de Twitter, la senadora de Unidad Ciudadana cuestionó la forma en que la que el caso llegó a esta instancia y cuestionó al Gobierno nacional. “Claramente no se trata de hacer justicia. Sólo de armar una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos de la dramática situación que vive nuestro país”, apuntó.

A falta de cinco horas para que arranque la primera audiencia en el Tribunal Oral Federal Nº2, Cristina confirmó que se presentará, “no como otros que desde Comodoro Py acusan y piden detenciones a mansalva y cuando los pescan infraganti no respetan las citaciones porque dicen que no tienen garantías” en clara alusión al fiscal Carlos Stornelli.

Leé también:  El Gobierno amplía la convocatoria y llamará a Cristina a discutir un acuerdo

Desde su departamento del barrio porteño de Recoleta, la flamante candidata a vicepresidente afirmó que la causa “se trata de una denuncia efectuada por el Gobierno de Mauricio Macri sobre obras públicas viales llevadas a cabo enteramente en Santa Cruz”.

“No se trata de una denuncia original sino de un refrito de denuncias desde el año 2008, armadas por diputados de la Coalición Cívica, en las cuales Comodoro Py se declaró incompetente en el año 2011 y la justicia de Santa Cruz las sobreseyó por inexistencia de delito”, agregó.

En ese sentido, la exmandataria aseguró que lo investigado son “licitaciones de obras públicas viales realizadas por un órgano provincial que depende del Ministerio de Economía y de la Gobernación de la provincia” patagónica.

“Jamás tomé intervención alguna en los expedientes administrativos que se realizaron por cada una de estas obras. Las ‘pruebas’ por las que fui acusada son las leyes nacionales de presupuesto aprobadas por ambas cámaras del Congreso de la Nación, los DNU de ajustes presupuestarios de toda la Administración Pública Nacional y las Decisiones Administrativas dictadas por los jefes de Gabinete”, se defendió.

Leé también:  Cristina Kirchner pidió un nuevo permiso judicial para viajar a Cuba

Tras quejarse de que la “frutilla del postre” fue la utilización de la “’declaración’” del ‘arrepentido’ coucheado (Leonardo) Fariña”, la referente de la oposición remarcó que “los juicios deben buscar la verdad, pero aquí no parece que esto vaya a ocurrir”.

“Mientras a mi defensa le impiden contar con las pruebas más elementales, se incorpora la declaración de la diputada (Paula) Oliveto -alias Pau- y un libro de (el periodista) Daniel Santoro, ambos imputados en la causa (del falso abogado Marcelo) D´Alessio”, señaló.

Y concluyó: “Claramente no se trata de hacer justicia. Sólo armar una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos y las argentinas -cada vez con menos éxito- de la dramática situación que vive nuestro país y nuestro pueblo”.

Leé también:  Los gobernadores opositores apoyaron la fórmula

Cristina está acusada, junto con otros 16 imputados, de presuntas irregularidades en la obra pública durante su gestión. Están involucrados en el expediente el dueño de Austral Construcciones, Lázaro Báez; el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido; el ex secretario de Obras Públicas José López; y Carlos Kirchner, primo del fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

El juicio oral que comienza este martes es el primero contra la ex mandataria y el único que tiene fecha, ya que otros cuatro aún en instancia de proceso oral y no fue definido su inicio: el supuesto encubrimiento de la AMIA, la sospecha por la venta de dólar futuro, y los casos de lavado de dinero Hotesur y Los Sauces, que fueron unificados.

El Tribunal Oral Federal 2 que llevará adelante este juicio estará integrado por los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, y como suplente estará la magistrada Adriana Pallioti.