El delantero de Temperley se mostró dolido por quedar afuera del Reducido, pero señaló que deben afrontar  de la “mejor manera” el último partido ante Platense.
El delantero, que anotó seis goles en el semestre, no quiso hablar de su futuro.
El delantero, que anotó seis goles en el semestre, no quiso hablar de su futuro.

Con bronca y dolor, el delantero de Temperley Pablo Magnín lamentó no cumplir el objetivo de clasificar al Reducido y remarcó que ahora, ya sin posibilidad de dar pelea por el segundo ascenso, hay que afrontar  de la “mejor manera” el encuentro del sábado ante Platense por la última fecha de la B Nacional.

“No estamos felices, es la verdad. No cumplimos el objetivo que nos propusimos, pero esto sigue. Todavía queda un partido por jugar y debemos afrontarlo de la mejor manera”, señaló Magnín, autor de seis goles (en 11 partidos) y máximo goleador del equipo de Cristian Aldirico.

Leé también:  Llegó Rinaldi, el delantero que quería Aldirico

El delantero analizó los últimos partidos del Gasolero, en los que sumó cero puestos de los últimos nueve, y remarcó que hubo un “problema futbolístico” desde la derrota en el clásico ante Los Andes. “Fueron muchos errores nuestros desde aquel partido”, agregó.

Por último, el ex Instituto evitó hablar acerca de su continuidad en el Gasolero. "No quiero hablar sobre mi futuro. No estoy siendo feliz ahora, pero no terminó el torneo todavía. Después lo analizaré”, concluyó el goleador, que llegó en silencio y cumplió con varios festejos.