Matteo Salvini, ministro del Interior de extrema derecha, reafirma su postura de multar a quienes lleven ilegales hacia sus costas. La mayoría de la sociedad italiana lo apoya pero las ONG no se rinden.
Matteo Salvini rechaza el ingreso de inmigrantes ilegales a Italia.
Matteo Salvini rechaza el ingreso de inmigrantes ilegales a Italia.

La llegada a la costa de la isla de Lampedusa de otros dos barcos con migrantes puede abrir un nuevo conflicto entre las ONG’s que salvan vidas en el mar Mediterráneo y el ministro italiano del Interior de extrema derecha Matteo Salvini, que les niega el acceso a los puertos.

El colectivo de izquierda italiano Mediterranea lleva a bordo de su barco fletado "Alex", a 41 migrantes, mientras que el "Alan Kurdi", de la ONG alemana Sea-Eye, transporta a 65 migrantes rescatados frente a las costas de Libia.

Al anunciar su intención de desembarcar a los migrantes en la isla siciliana de Lampedusa, el ya duro enfrentamiento entre estas y Salvini corre el riesgo de agravarse aún más.

Salvini divulgó el mes pasado un decreto según el cual pueden ser multados con hasta 50.000 euros (USD 57.000) el capitán, el operador o el propietario de un barco que “ingrese en las aguas territoriales italianas sin autorización”.

En cuanto a la organización Mediterranea agrupa a militantes de extrema izquierda, de los que se declara abiertamente enemigo Salvini, cuya popularidad se ha disparado en Italia gracias a su dura posición contra los barcos de las ONG que socorren a migrantes. En este sentido, un sondeo publicado el sábado por el diario italiano Corriere della Sera revela que un 59% de los italianos aprueba la decisión de Salvini de cerrar los puertos a los barcos de las ONG.