Se trata de Walter Bagnera y es hermano de Mario Enrique Bagnera, uno de los pocos prófugos que aún quedan de la fuga del penal de Ezeiza de agosto del año pasado, quien a su vez también es buscado por este hecho.

moreno
El hermano de uno de los prófugos de la fuga del penal de Ezeiza ocurrida en agosto pasado fue aprehendido como sospechoso de haber participado del asalto al camión blindado ocurrido la semana pasada, por lo que ya son tres los detenidos.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que el sospechoso fue identificado como Walter Bagnera (40) y es hermano de Mario Enrique Bagnera, uno de los pocos prófugos que aún quedan de la fuga del penal de Ezeiza, quien a su vez también es buscado por este hecho.

Los voceros explicaron que Bagnera fue apresado por personal policial a pocas cuadras de las fiscalías de Moreno, donde su abogado pensaba presentar un escrito.

Con el arresto de Bagnera, ya son tres los detenidos en la causa que está a cargo del fiscal de Moreno Gabriel Lorenzo y cuya carátula es "homicidio criminis causa, tentativa de robo calificado y tentativa de homicidio".

Los otros dos detenidos son Manuel Gerardo Hernández (33) y su hijastro Iván Adrián Giménez, quienes al declarar ante el fiscal Lorenzo se declararon inocentes.

El asalto ocurrió a las 8.30 del lunes pasado, cuando un grupo de delincuentes armados intentó robar el dinero transportado por un camión blindado de la firma Prosegur detenido en la puerta del banco Supervielle de Nemesio Alvarez 248, de Moreno.

Los asaltantes -que se movilizaban en al menos dos vehículos- se tirotearon con los custodios del blindado y, en medio de los disparos, un jubilado identificado como Francisco Figueroa (75), quien estaba en la cola del banco, recibió un tiro que le provocó la muerte horas después.

También resultaron heridos dos de los portavalores y cuatro clientas de la entidad, tres de ellas embarazadas.

Finalmente, los ladrones escaparon del lugar sin concretar el robo y en la huida abandonaron una camioneta en la que se hallaron rastros de sangre, por lo que se presume que alguno de ellos resultó herido en el enfrentamiento armado.