La familia de Lucas Irrasava pide la ayuda de testigos para esclarecer la muerte del joven que apareció sin vida con una puñalada en José Mármol.
lucas tenía 24 años, salió a caminar y nunca más volvió.
lucas tenía 24 años, salió a caminar y nunca más volvió.

El 28 de septiembre Lucas Irrasava salió de su casa y nunca más volvió. A las pocas horas, su cuerpo fue hallado sin vida, con una puñalada, cerca de la estación de José Mármol. A un mes de su muerte, su familia no tiene consuelo: aún no sabe qué le pasó. Por eso siguen exigiendo la ayuda de testigos que aporten pruebas para evitar el cierre de la causa.

La investigación a cargo de la Unidad Fiscal de Instrucción Nº4 de Lomas de Zamora hasta ahora no arrojó grandes avances. Las cámaras de seguridad de no aportan demasiado. “Sólo se ve el momento en el que Lucas cae herido, después no tenemos nada más, porque las cámaras de los alrededores no funcionan”, contó Valentina Farías, su hermana.

La desolación de sus seres cercanos se debe a que las dudas y las incógnitas se acumulan. “No tenemos ni un dato. Nadie vio nada, nadie escuchó nada. Por eso pedimos que si alguien sabe algo se acerque a declarar al juzgado. Puede hacerlo anónimamente, si tiene miedo, sólo tiene que decir que quiere salir de testigo”, suelta Valentina con angustia.

Leé también:  Hallan asesinada a golpes en la cabeza a una mujer en González Catán

Lo único que se sabe hasta el momento es que la madrugada del 28 de septiembre, Lucas salió de su casa “a dar una vuelta”. Llevaba lo puesto: ojotas, bermudas y una remera. Nada más, sólo un manojo de llaves. Por eso su familia, sostiene, que en el transcurso de las 4 y las 5 de la mañana “seguramente alguien le quiso robar y lo apuñaló”.

De acuerdo al informe de la Policía, el joven presentaba un corte con un arma blanca en el muslo de su pierna derecha que le tocó la aorta y le produjo la muerte por desangrado.

Una de las hipótesis de los investigadores es que Lucas alcanzó a caminar unos 100 metros hasta que murió. Fue encontrado tendido en el piso sobre calle Rocha, a pocos metros del cruce con Bynnon.

“lo que más nos duele es la falta de justicia. el asesino de mi hermano sigue
suelto”, ENFATIZA VALENTINA.

“Lo que más nos duele es la falta de Justicia. El asesino de mi hermano sigue ahí suelto y todavía nosotros lo estamos llorando. A Lucas no me lo devuelve nadie”, enfatiza.

Lucas tenía 24 años y toda una vida por delante. Era trabajador, dedicado y siempre se la rebuscaba para salir adelante. “Hace 10 años él tenía un mini mercado en el barrio y por cómo está todo lo tuvo que cerrar”, contó su hermana.

Leé también:  Un joven fue detenido acusado de haber matado a un anciano de 91 años

Durante un primer momento una versión que circuló en los medios fue que Lucas estaba “deprimido” por quedarse sin su comercio, pero sus allegados lo descartan de plano.

“Mi hermano estaba pasando por un momento económicos difícil, como está mucha gente hoy, pero no estaba deprimido, como se dijo. Esa misma noche (en la que sucedió todo), cenamos y él nos había contado que había conseguido trabajo de albañil. Estaba contento porque a la mañana siguiente ya tenía que ir a trabajar”, agrega.

“Entre sus planes estaba irse a vivir solo y salir adelante. Era una persona súper amable. Si te podía dar una mano te la daba, es lo más bueno que podías conocer. Todo eso nos arrebataron”, suelta Valentina.

Este lunes la familia se acercará hasta el juzgado para averiguar si hay avances en la causa. En el caso de que no obtengan ninguna respuesta, ya están pensando en organizar una movilización para reclamar justicia e insistir en el pedido del aporte de testigos para intentar esclarecer el hecho.