El entrenador Gerardo Martino, que es uno de los candidatos que manejan desde la AFA para sustituir Jorge Sampaoli, negó haber tenido contacto con los dirigentes y remarcó que primero debe resolver su situación con el Atlanta United.
"El Chiqui es un amigo", dijo Martino sobre Tapia.
“El Chiqui es un amigo”, dijo Martino sobre Tapia.

Luego de que Claudio “Chiqui” Tapia reconociera que Gerardo Martino es su candidato para asumir en la Selección, el propio entrenador del Atlanta United rompió el silencio y negó haber tenido algún contacto con la AFA. “No he hablado con nadie de Argentina”, remarcó.

“Hacer cualquier comentario de si me gustaría o no me gustaría, si volvería o no, es casi como que yo estoy ofreciéndome para una situación que no he generado. Prefiero resolver mi futuro en Atlanta: primero lo deportivo y después lo contractual. En los próximos 15 o 20 días tenemos que reunirnos para ver si seguimos juntos dos años más o si terminamos el vínculo “, señaló el rosarino, que estuvo dos años al frente del seleccionado (de 2014 a 2016) y logró dos sub-campeonato: la Copa América 2015 y la Copa América Centenario 2016.

Justamente, de ese primer paso, el entrenador ponderó a una persona: Claudio “Chiqui” Tapia, hoy máxima autoridad de la AFA, a quien definió como “amigo”.

“El Chiqui ha sido una persona que ha estado con nosotros en los peores momentos institucionales. Vivimos momentos muy complicados: a la hora de competir, en los viajes, en las instalaciones, a la hora de resolver las cuestiones económicas, a la hora de armar un plantel para los Juegos Olímpicos. Y hubo una persona que no se separó nunca de nosotros, que es “Chiqui”,  a quien respeto mucho y considero mi amigo”, señaló en Radio Caracol de Colombia, en una charla en la que también se refirió a las posibilidad de asumir en el combinado cafetero.

Por otra parte, y sobre las versiones que circulan sobre la condición de que las citaciones de Lionel Messi no dependan del jugador, Martino señaló que tiene una relación “normal” con la figura de Barcelona. “No he tenido ningún inconveniente ni con Messi ni con otro jugador de la Selección”, aclaró. Y por último, sobre su futuro, concluyó: “Hasta que no resuelva mi situación en Atlanta no podría considerar otra posibilidad de trabajo”.