El cantante, compositor y guitarrista está recorriendo los escenarios catalanes con una gran aceptación del público local, donde muestra sus canciones y versiones de otros artistas. También tocó en Madrid.
Tocó en el Mariachi, un bar apadrinado por Manu Chao.

Nagüel Lucero, cantante de La Tupaca y que también lleva adelante un proyecto en solitario, se fue con la música a otra parte y está recorriendo los escenarios de Barcelona, previa escala en Madrid.

“Llegué a Madrid en octubre y estuve un par de días conociendo y ahí me invitaron a Alevosía para tocar dos o tres canciones, no tenía nada organizado pero fui con mi guitarra. Ir con la guitarra es importante porque podés ir tocando tu estilo en distintos lugares”, le cuenta desde Barcelona el músico a La Unión.

Con la viola como fiel compañera, este artista de Banfield fue mostrando lo suyo en distintos espacios, hasta su regreso en diciembre.

“También toqué dentro del hostel donde estaba, el hostel tiene un cafecito y también tocás con otras personas. En Alevosía fueron dos o tres canciones, con gente de Centroamérica, de México, de Italia y mismo de España, está bueno porque surgen improvisaciones muy copadas, eso te abre la cabeza”, acota sobre su breve estancia madrileña, hasta desembocar en Barcelona.

A SALA LLENA. Ya en tierras catalanas, Nagüel arrancó una serie de presentaciones, en la que tuvo una grata recepción del público local.

“Tenía una fecha reservada en el Mariachi, es un bar dentro del Gótico, muy identificado con el lugar y que tiene mucha historia. Tiene como padrino a Manu Chau, ahí hice un show de una hora y media”, agrega.

En esa larga presentación, tocó sus canciones como solista y algunas de La Tupaca, junto con versiones de Charly García, Andrés Calamaro, de Víctor Jara y de Fito Páez, junto con otras de Manu Chao y Mano Negra.

“El show terminó muy arriba. Terminé de tocar, descansé 20 minutos, tomé algo y me pidieron que vuelva a tocar e hice cuatro temas más. El lugar estaba lleno”, recuerda.

EN BANDA. Nagüel Lucero es parte de La Tupaca, una banda de largo recorrido en la región que cuenta con tres discos editados. En su aventura solista editó “¿Qué fue lo último que hiciste por primera vez?”, que ya fue presentado este año.

Al margen de esa actuación, el banfileño se va sumando a cuanta invitación recibe en Barcelona. “Es ir tocando en diferentes lugares donde te puedan invitar, para hacer dos o tres canciones. Es una gira muy interesante donde se aprende mucho, uno transmite su arte y su identidad y te abre mucho la cabeza a la composición”, cuenta.

También rescata que un artista oriundo de la región lleve su propuesta a otras latitudes. “Es bello decir que como buen artista del Conurbano vengo aquí a mostrar mi arte y se da un  ida y vuelta con otros artistas de versiones e improvisación muy interesante”, concluye desde tierras europeas. ■