Graciela Coria, que fue rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja, falleció este martes en el hospital Isidoro Iriarte luego de estar siete días internada.
Graciela tenía el 30% del cuerpo comprometido.
Graciela tenía el 30% del cuerpo comprometido y estuvo siete días internada.

La mujer que sufrió quemaduras en su cuerpo tras ser rociada con alcohol y prendida fuego en un hecho por el que quedó detenido su marido, en la localidad bonaerense de Quilmes, murió este martes tras una semana de agonía y su caso se convirtió en el femicidio número 32 en lo que va del año.

Se trata de Graciela Coria (47), quien falleció alrededor de las 3 de la madrugada en el hospital Isidoro Iriarte de esa localidad de la zona sur del Gran Buenos Aires, donde permanecía hace siete días en coma inducido y con pronóstico reservado. Coria presentaba quemaduras en el 30 por ciento de su cuerpo, especialmente en rostro, tórax y miembros superiores, pero el cuadro más grave era el compromiso que tenía sus vías respiratorias.

Leé también:  Lomas: juzgarán a un hombre acusado de femicidio

Ahora, con el deceso de la víctima, que se transformó en el femicidio número 32 en lo que va del 2019 (apenas 40 días), la causa dejó de estar caratulada como “tentativa” y pasó a ser un “homicidio agravado por violencia de género”, cuya pena es la de prisión perpetua.

El caso tiene detenido como presunto autor a la pareja de la víctima, Nelson Orlando Durán (43), quien en las próximas horas será convocado por la fiscal de la causa, Mariana Curra Zamaniego, para ser indagado con la nueva calificación.

El hecho ocurrió el 11 de febrero por la noche, en una vivienda ubicada en la calle Sarratea al 2700, de Quilmes, adonde concurrieron efectivos de la comisaría 9na. de Barrio Parque Calchaquí tras recibir un llamado al 911 que alertó sobre la presencia de una mujer quemada en el lugar.