Los casos se duplicaron en los últimos dos años. Piden se declare la emergencia en materia de adicciones y alertan sobre las consecuencias de la creciente judicialización de consumidores.
Dos de cada diez muertes de personas de entre 15 y 64 años se vincula con el consumo de drogas legales e ilegales.

Los casos de muerte por sobredosis se duplicaron en los últimos dos años al punto que una persona muere cada 36 horas por consumo de estupefacientes en Argentina. La cifra fue difundida por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense, que advirtió sobre la falta de programa preventivos.

El último informe de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación (ex Sedronar), publicado en 2019 con datos de 2017, muestra que dos de cada diez muertes de personas de entre 15 y 64 años se vincula con el consumo de drogas legales e ilegales, lo que representa una tasa de 54,9 por cada 100 mil habitantes. Del total de estas muertes, la mayoría corresponde a varones con el 69,4% y una tasa bruta de 77 cada 100 mil habitantes. Mientras que el 30,6% son mujeres, con una tasa bruta de 33,3 casos cada 100 mil.

Leé también:  Cayó la banda de "La Pelada": vendían cocaína teñida de rosa

"Uno de los datos más alarmantes es el incremento exponencial de los decesos por sobredosis: el último indicador oficial evidencia que se registraron 100 casos en un año, prácticamente el doble que en 2015", remarcó Walter Martello, defensor del Pueblo Adjunto y encargado del Observatorio.

Martello pidió que se declare la emergencia en materia de adicciones y alertó sobre las consecuencias de la creciente judicialización de consumidores. "El Estado está dilapidando cada vez más recursos en someter a consumidores y adictos a burocráticos procesos penales, que por lo general terminan archivados, mientras se registran muy pocos avances en el combate del financiamiento y del lavado de dinero de las grandes estructuras narcocriminales", expresó.