Se dieron a conocer nuevos casos en la Biblioteca Nacional y en la fábrica de alimentos Alijor. Los gremios denuncian persecución sindical y aprietes.
Desde que asumió el Gobierno de Mauricio Macri, la Biblioteca Nacional sufrió 300 despidos.
Desde que asumió el Gobierno de Mauricio Macri, la Biblioteca Nacional sufrió 300 despidos.

Los despidos se siguen incrementado tanto el sector público como en el privado. En estos días, se dieron a conocer nuevos casos en la Biblioteca Nacional y en la fábrica de alimentos Alijor.

Tras la noticia de que ocho trabajadores fueron echados de la Biblioteca Nacional, ATE denunció que ocurrieron en el marco del desguace del organismo que, desde que asumió el Gobierno de Mauricio Macri, sufrió 300 despidos, jubilaciones forzadas, no renovaciones de contratos y recortes en el presupuesto.

“Entre los cesanteados de esta semana hay cuatro afiliados a la organización, dos de los cuales fueron candidatos del gremio en la Biblioteca en las elecciones de noviembre de 2018. Idéntica situación se había producido en 2016”, señaló el secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado, Hugo “Cachorro” Godoy, quien remarcó que detrás de los despidos existe “un fuerte ataque a la libertad sindical y a la propia ATE”.

La semana que viene realizarán medidas de fuerza para exigir la reincorporación inmediata de los despedidos y el cese de la persecución sindical.

Por su parte, la empresa Alijor despidió a una decena de empleados y amenazó con cerrar la planta. Desde el sindicato de Alimentación denunciaron aprietes e incumplimientos: “Venimos padeciendo persecuciones, hostigamientos y prácticas antisindicales. La empresa se niega a pagarles la indemnización correspondiente a los despedidos”, afirmaron.

La compañía cerró las puertas de la fábrica para que no entren los trabajadores.