En una fiesta que ya es una tradición en la ciudad, unas 35 murgas, comparsas y ensambles de percusión de todos los barrios hicieron bailar y divertir a más de 10 mil personas que vivieron una verdadera fiesta popular. Miss Bolivia cerró la noche.
Las comparsas alegraron a miles de vecinos.

Toda la alegría y el color del Carnaval volvió a vivirse en Lomas de Zamora, donde más de 10 mil vecinos disfrutaron de la presentación de unas 35 murgas, comparsas y ensambles de percusión que desfilaron sobre el corsódromo montado sobre uno de los sectores de la pista de ciclismo del Parque Eva Perón. Fue una jornada de celebración popular, que cerró con un recital de la cantante Miss Bolivia.

Desde las primeras horas de la tarde, el predio ubicado en Frías al 1100 comenzó a llenarse de levitas, estandartes, bombos y platillos de agrupaciones de todos los barrios, mientras los vecinos se acomodaban sobre las gradas pegados a las vallas esperando el espectáculo. Los chicos corrían de acá para allá y jugaban entre risas, llenando de espuma a todo el que se le cruzara.

Los stands gastronómicos de la Feria de las Colectividades, en la previa, se llenaron de gente. Ofrecían de todo: sánguches, comidas al paso y platos gourmet de distintas partes del mundo y bebidas a bajos precios. Las familias más precavidas, así y todo, llevaron sus sillas y reposeras y aminoraron la espera debajo de algún árbol entre bizcochitos y mate.

Cuando aún no había bajado el sol, la orquesta de música mestiza nacida en la zona Sur, La Rumbadera, abrió la jornada. Con sus temas más reconocidos hizo bailar a los presentes.

Luego llegó el turno de las primeras agrupaciones que salieron a escena. La Fraternidad Fuerza Unida de Bolivia inauguró la pista y luego le dio lugar a la murga de la Junta Vecinal de Santa Catalina. Los familiares de los chicos les sacaban fotos con sus celulares.

Leé también:  Clases de gimnasia acuática para adultos mayores en Lomas
Martín saludó a los vecinos que se acercaron con sus murgas barriales.

Cerca de las 19, llegó al lugar el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y se ubicó en un corralito al costado del escenario acompañado por varios de los funcionarios de su Gobierno.

Al ver la cantidad de gente que se había acercado a los festejos, se mostró “muy contento de que en este momento que está viviendo el país, la gente pueda juntarse y celebrar y acceder a un evento cultural gratuito de la importancia y la historia que tienen los carnavales”.

“Estamos muy felices de volver a organizar una fiesta como ésta, con más de 3.000 artistas locales, de todos los barrios, que ensayaron y se prepararon durante todo el año para este evento que une y integra a miles de familias. La cultura es inclusión”, señaló.

Para ese entonces, Los Imparables de Fiorito hacían temblar la pista. Damián, o “Kerosene”, como lo conocen en el ambiente, deslumbraba a todos haciendo malabares con clavas arriba de un monociclo. El orador celebraba sus piruetas e invitaba a los vecinos a aplaudir con fuerza el espectáculo.

Miss Bolivia cerró la noche.

La dinámica del desfile durante toda la tarde fue esa: las agrupaciones esperaban la orden debajo del arco que marcaba la línea de partida y bailaban al compás de los bombos y los platillos durante casi 300 metros hasta pasar por debajo de la pantalla gigante que los presentaba y que consignaba el nombre de la murga.

Carlos Oscar Calzoni, del centro murga  Los Imparables,  fue uno de los vecinos que se llevó todas las miradas. Con sus jóvenes 80 años, bailaba de galera y bastón. “Desde hace años que hago esto, empecé con 200 chicos y sigo con el legado. Ahora que me recuperé de la pierna, bailo”, dijo entre risas.

Unos metros más atrás, Mariela Salomón, la directora de la murga Los Rebeldes de Lamadrid animaba a los chicos para que se saquen la timidez y salgan con toda la energía a la escena. “¡A ver esas sonrisas! ¡A ver esa alegría!”, gritaba.

Leé también:  Lomas se prepara para el Gran Pericón Nacional

No era para menos la emoción. La murga era la primera vez que se presentaba luego de conformarse en las entrañas del Club Vicenta Tinte (ver recuadro). “La verdad que estamos con una alegría inmensa. Este es un momento de disfrute después de tanto trabajo”, señaló.

A un costado, con sus cámaras en mano, las madres y los padres acompañaban en todo el recorrido a los chicos intentando captar el momento en el que sus hijos hacían una pirueta

Más adelante Martín parecía poseído. Acompañando el sonido de los bombos tiraba patadas, mientas Daniel, dibujaba una X perfecta en el aire. En sus caras se notaba la felicidad de quien hace lo que le gusta. “El carnaval es esto,  alegría”, dijeron.

El show más atractivo de la noche lo dio la comparsa La Nueva Maracaná de Burzaco. Con sus trajes y toda su performance capturaron los flashes de todas las tribunas. Las bailarinas se acercaban a las tarimas, animaban a las familias a bailar y se sacaban fotos con los que se los pedían. Los vecinos se querían meter a la pista y ser parte de la comparsa.

“La verdad que es un espectáculo muy lindo. Es la primera vez que vengo y no me imaginé que iba a ser así”, comentó Carlos Fernández, vecino de Budge que se acercó con su hija y sus dos nietas.

Leé también:  Jóvenes del Envión sede San José visitaron el Museo Americanista

Para ese entonces la expectativa estaba puesta en lo que pasaba en el escenario. Faltaba poco para el show de Miss Bolivia y todos preguntaban cuándo empezaba.

Cuando arrancó el recital los vecinos ocuparon la pista, se agolparon contra las vallas. Cantaron y bailaron bajo las estrellas algunos de los hits más conocidos de la cantante como “Tomate el palo”, “Bien Warrior”, “Dinamita”, entre otros.

UN DEBUT CON ALEGRÍA. Luego de su conformación en diciembre del año pasado, la murga Los Rebeldes de Lamadrid tuvo su debut en los festejos del Carnaval del Municipio de Lomas de Zamora.

Con sus trajes verdes y negros, y la participación de más de 50 chicos y 10 adultos, salieron a escena y exhibieron todo lo que lograron conseguir con apenas pocas semanas de trabajo.

“La verdad que estamos con una alegría inmensa, sobre todo porque esta es una murga que se formó en un mes y le pusimos un trabajo inmenso a esta fecha”, contó Mariela Salomón, directora y fundadora de la agrupación.

La murga surgió en el seno del Club Vicenta Tinte que se fundó apenas hace dos años y que brinda un espacio de contención y fútbol para chicos y adolescentes que viven en los alrededores de la Ocean.

Los pequeños, en acción.

“La murga es inclusión y el carnaval representa la unión y el trabajo que todos estamos llevando a cabo las personas que estamos al frente de cada institución y el Municipio. Entontrarnos en un espacio así es pura alegría”, agregó Salomón.

La murga hoy organizará su propio corso en el barrio en un evento a beneficio del club que contará con la participación de otras siete murgas y bandas de música.