El 15 de diciembre se recibió de director técnico y para las Fiestas recibió el llamado de Cañuelas, el club donde colgó los botines. El Talismán tendrá su primera experiencia desde el banco.

 

 

Mariano Campodónico inicia su etapa como entrenador en Cañuelas

 

Cañuelas tiene un significado muy especial para Mariano Campodónico. Fue el club en el cual se retiró como futbolista en 2017, luego de haber debutado en 1993 en Banfield, y el que le abrió las puertas para que lleve adelante su primera experiencia como director técnico.

El 15 de diciembre se recibió de técnico y a la semana recibió el llamado del club para hacerse cargo del Tambero. “Fue un regalo de Papá Noel más que de los Reyes Magos. La verdad es que estoy muy contento, trabajando mucho y tratando de conocer al grupo. Con algunos de los chicos compartimos plantel, pero me faltaba un conocimiento más profundo de la mayoría”, explicó el Talismán en diálogo con La Unión.

El Cañuelas colgó los botines y ahora tendrá la responsabilidad de llevar al equipo lo más arriba posible: “No pensé que iba a ser tan rápido, estaba como ayudante Guillermo de Lucca en Excursionistas y me llamaron para comunicarme que Diego Martínez no continuaba. Me ofrecieron el cargo y lo hablé con Willy para invitarlo, pero él estaba con inconvenientes personales y me dio el okey para que me largue solo y dé mis primeros pasos con coraje”.

Además de coraje, Mariano experimentará el trabajo, esfuerzo y sacrificio que le demandaron sus pasos como jugador. “Uno vivió 23 años en esto y tuvo muchos técnicos, profesores y vivencias, guardando las mejores cosas. Hoy me parece que puedo estar al frente de un plantel y decirles a los jugadores las cosas que me pasaron y fui aprendiendo. Pero lo importante es que Cañuelas juegue bien. A mí me enseñaron que jugando bien y atacando al rival tenés más chances de ganar”, explicó Campodónico.

Cañuelas, sin dudas, será el trampolín en la carrera técnica de Mariano: “Es mi primer desafío, les dije a los chicos que mi objetivo es dirigir en Primera División. Uno tiene chances de crecer, me gustaría dirigir a Belgrano, San Martín de Tucumán, All Boys o Temperley. Son los equipos en los que me ha ido muy bien. Además, del Cele soy hincha”.

Ha recogido modelos, espejos y enseñanzas de cada uno de los entrenadores que tuvo. A la hora de elegir, Campodónico citó que “soy de la escuela de Oscar  López y Oscar Cavallero, que me enseñaron a ser persona y a jugar. El que más me sacó cosas fue Carlos Ramacciotti, tengo muchas cosas de él. Después tuve grandes técnicos como Pedro Troglio, Claudio Marangoni, Osvaldo Ardiles, Patricio Hernández. Me parece que Pedro Marchetta me dio ese ida y vuelta de hacer chistes  y cargadas sanas con el jugador y eso hoy lo tengo muy presente”.