DGLa histórica vecina festejó el primero de enero por partida doble: el comienzo del 2020 y la llegada de sus 100 años, con el afecto de sus familiares. El sábado tuvo su agasajo.
"Contentísima" por este nuevo inicio de siglo.

Año nuevo y vida nueva, dicen. O siglo nuevo, para el caso de Mariana Nava, quien el miércoles primero de enero cumplió 100 años y recibió los saludos y afectos por parte de sus amigos y familiares. El sábado al mediodía se llevaron a cabo los festejos con sus sobrinos, su nieto junto a su señora y las hijas de la pareja (bisnietas de la mujer), donde hubo globos y una torta alusiva para el agasajo.

“El 31 de diciembre lo pasé junto con mi nieto y con su familia, en su casa de Lanús. Cuando llegaron las 12 de la noche, ya era mi cumpleaños y brindamos entre todos los presentes. Estaba contentísima y rodeada de afecto”, empezó a contar Mariana sobre sus sensaciones en las primeras horas del primero de enero. Ya en el hogar, recibió el cariño de todos los integrantes: “Antes me decían 99 y ahora me recordaban que llegué a los 100”.

Leé también:  Un lomense cumplió el sueño participar del Festival de Baradero

Al detenerse para pensar en el transcurso del tiempo, señaló: “Siento una alegría inmensa por haber vivido tanto y por criar a mi nieto, que lo adoro y que espero que no me falte nunca”. Cierta emoción se notó con facilidad en cada una de las palabras recitadas, pero con una certera convicción y sentimiento por lo dicho.

La mujer, oriunda de La Plata, tuvo varios golpes en su vida y sufrió por la pérdida de su esposo Carlos y su hija Elsa, pero supo recomponerse fundamentalmente por el amor y dedicación que le brindó su nieto Fernando, quien fue criado prácticamente por ella.

Un día común y corriente en la vida de Mariana arranca a la mañana con el desayuno y después se alista para hacer algunas manualidades o descansar hasta el horario del almuerzo, cerca de las 12. Luego, con una siesta mediante, se dispone a merendar y a mirar en la televisión el noticiero, alguna novela o películas. Por la tarde suele recibir las visitas de sus familiares o algún conocido.

Leé también:  Club Juventud Obrera, 98 años junto a la comunidad

“Trabajé en la Municipalidad de La Plata cuando arrancaba la presidencia de Alfonsín y guardo gratos recuerdos de aquella labor porque me gustó mucho, volvíamos a la democracia. También vi cuando Uriburu, con dos granaderos, sacó a Yrigoyen de la casa de Gobierno y lo derrocó en 1930”, contó sobre alguna de las actividades que realizó durante su vida y dio una pequeña muestra de la entereza mental con la que convive a diario, al rememorar un hecho histórico en la historia del país, hace 90 años.

Para finalizar, Nava les dedicó unas palabras a los abuelos lomenses, para que nunca bajen los brazos ni se depriman por el paso del tiempo: “Se puede vivir por tantos años, de a poquito pero siempre para adelante. Yo por suerte nunca tuve una enfermedad seria, pero siempre hay que cuidarse”. “Yo viví siempre sin pensar en que cumplía años”, cerró Mariana.