Es la primera mujer que está a cargo de la Comisaría Nº1 de Lomas y es la única de la región, cuestión que la enorgullece y la incentiva a trabajar.
siempre supo que querían ser parte de la fuerza y tiene una trayectoria de más de 20 años.
siempre supo que querían ser parte de la fuerza y tiene una trayectoria de más de 20 años.

María Alejandra Castaño (44) es la primera mujer que está a cargo de la Comisaría N°1 de Lomas y además la única del género en toda la región, algo que la enorgullece y la incentiva para trabajar desde el primer día para la comunidad y como ella misma asegura para “priorizar el vínculo con el ciudadano”.

Sin conocer Lomas, Castaño fue designada para estar al frente de una de las comisarías más céntricas de la zona hace alrededor de cuatro meses y desde que llegó trabaja para modificar algunas problemáticas que le piden los mismos vecinos. “El contacto con la gente me ayuda a saber dónde está el foco de inseguridad, dónde está esa preocupación del vecino”, dijo convencida que salir a dialogar y presentarse es la mejor forma de crear ese vínculo que lo señala como “fundamental”.

“El vecino valora que uno lo escuche, que se interese. En mi comisaría no quiero que esperen para hacer una denuncia, si mi personal está ocupado yo también salgo a colaborar porque esto es un trabajo de equipo”, señaló Castaño que hace 21 años se recibió de Policía en la Escuela Juan Vucetich.

Oriunda de la provincia de Tucumán, comenzó su carrera en Mar del Plata y luego se trasladó a la zona Oeste del Gran Buenos Aires, pero su experiencia más fuerte fue en La Matanza. “Fue un desafío porque es un Municipio donde hay diferentes tipos de clases sociales y hay que aprender a convivir con todos”, recordó.

Desde muy chica quiso ser policía y de hecho cuando terminó sus estudios enseguida supo que la fuerza de seguridad sería su destino. “Amo lo que hago, siempre tuve el compromiso de poner lo mejor de mi desde mis comienzos y de eso se trata, de demostrar todos los días un poquito más, a pesar que este trabajo tiene ingratitudes como todo oficio”, dijo convencida y además destacó que justamente esa actitud fue la que logró posicionarla en el lugar que sus superiores le otorgaron hoy.

MODIFICACIONES QUE HACEN LA DIFERENCIA. En cada lugar al que fue asignada, Castaño deja su marca no sólo por su trabajo y buen comportamiento con la ciudadanía, también por realizar cambios edilicios. “Siempre modifico algunas cosas porque la gente lo agradece. En esta comisaría había en la calle muchos vehículos de secuestros que ya no existen porque me ocupé del tema y logré sacarlos”.

Hizo pintar las paredes exteriores e interiores, modificó su oficina y con sólo pasar por la puerta ya se observan los cambios de la comisaría ubicada en Alem 221, Lomas.

“Me parece importante las modificaciones porque la gente lo agradece y el personal también y yo apunto a que ellos estén trabajando en buenas condiciones porque como líder considero que hay que trabajar en equipo”, detalló.

Aunque la comisario vive en Castelar, viaja todos los días para trabajar en la zona Sur desde las 8 de la mañana hasta altas horas de la noche porque tiene un objetivo muy claro para Lomas. “Apunto a que todos trabajemos al mismo ritmo, en equipo. Lo mejor de este lugar es que contamos con mucho apoyo del Municipio, las cámaras de monitoreo colaboran con nuestro trabajo diario porque nos avisan enseguida si hay algún inconveniente. Es una ayuda fundamental”, subrayó la comisario que tiene a su cargo a más de 40 personas.

También los móviles hacen operativos en diferentes zonas y hasta ella misma va a los barrios más alejados para estar al tanto de lo que sucede.

LA PRIMERA MUJER DE LA PRIMERA DE LOMAS. “Me enteré que era la primera mujer a cargo de este lugar y considero que, como todo, al principio es difícil porque son todos hombres los que están al frente de comisarías en la región, exceptuando la Comisaría de la Mujer”, contó y dijo que en las reuniones con comisarios de la región, es la única mujer.

“En términos de seguridad soy la única de la región, pero con carácter y autoestima al 100% todo se puede lograr. Hoy noto que los hombres de la fuerza valoran mi punto de vista, siempre el impacto es positivo”.

Apasionada por su trabajo y segura de sí misma para afrontar cualquier situación son las claves de esta mujer que dejará su huella también en Lomas.