Así lo determinó el presidente Mauricio Macri mediante un decreto publicado en el Boletín Oficial. Fue por la presión de los gobernadores y las críticas que recibió al tomar la medida.
Implicaba una reducción de hasta el 75% en las escalas más bajas.
Implicaba una reducción de hasta el 75% en las escalas más bajas.

Después de suspender por 30 días el cobro del beneficio, el Gobierno nacional decidió dar marcha atrás con el recorte a las asignaciones familiares en la Patagonia y el Norte del país. Inicialmente el Poder Ejecutivo trató de reducir los extras del beneficio en zonas diferenciales, pero luego la postergó y finalmente decidió darla de baja.

Así lo determinó el decreto 816/2018 publicado en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley. El recorte había generado fuertes críticas tanto del oficialismo como de la oposición, que trató sin éxito en el Congreso de revertir el ajuste.

La nueva resolución argumenta que hubo “diversos planteos y observaciones provenientes de sectores de la sociedad se impuso -previo a su implementación- la necesidad de efectuar un pormenorizado análisis de la cuestión” y que por eso, en principio, se había suspendido la derogación del decreto por 30 días.

Tras el vencimiento del plazo se resolvió restituir la “plena vigencia” de los rangos, topes, montos originales. Diputados de la oposición iban a insistir con la derogación del Decreto en un pedido de sesión especial, para restablecer el beneficio a las familias de la Patagonia y del Norte.

Este decreto confirma los beneficios por zonas en las asignaciones familiares para las provincias de Chubut, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, además de otras localidades y “zonas desfavorables”.