El Presidente busca achicar la diferencia de las PASO y acercarse a un balotaje.

En la Cumbre de Juntos por el Cambio, el presidente Mauricio Macri les pidió a sus funcionarios no enojarse sino “ponerse en el lugar” del que no los votó en las PASO del último domingo y explicarle que su voto es necesario, al tiempo que aseguró que el dolor los "está haciendo crecer" en un tono opuesto al de la conferencia de prensa del lunes pasado.

Macri, Picheto y Vidal hablaron frente a funcionarios.
Macri, Pichetto y Vidal hablaron frente a funcionarios.

El objetivo de la reunión en el CCK con funcionarios nacionales, porteños y bonaerenses, fue reconquistar el voto perdido. También hablaron la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aunque los más críticos fueron los jefes de los bloques parlamentarios del Congreso, los radicales Mario Negri (Diputados) y Luis Naidenoff (Senado), quien dijo que era momento de "ir y pisar el barro" al referirse a la necesidad de contactarse con los votantes.

Leé también:  De capa caída: para Macri, la elección fue "un palazo"

"El Presidente está en control del gobierno nacional y la lucha es para que haya balotaje", sintetizó el compañero de fórmula de Macri, Miguel Ángel Pichetto. Finalmente, Elisa Carrió, aseguró: "Hay que aceptar el resultado, pero tengo la certeza de que ganamos en octubre".